La batalla olvidada

En plena Patria Vieja, la bahía de Valparaíso fue testigo de una dura batalla. Barcos ingleses y de EE.UU. se enfrentaron con valentía y profesionalismo.

Ofrendas florales en la bahía de Valparaíso hay muchas, pero no por nada ayer llegaron los embajadores de EE.UU., Michael Hammer, y de Reino Unido, Fiona Clouder. En esas aguas, hace 200 años, se registró una batalla entre las marinas de ambas naciones. El enfrentamiento no tuvo mayor repercusión en el país, debido a que en Chile se vivían los convulsionados días de la Patria Vieja.

Sin embargo, en Indiana, EE.UU., la capital del condado de Porter fue rebautizada como “Valparaíso”, por la batalla del comodoro norteamericano David Porter, contra dos buques ingleses en la costa de la V Región. En esa época, la Armada Real tenía el dominio del Atlántico y los estadounidenses poseían una reducida fuerza naval. El bloqueo del comercio era la única forma de presionar. Así, Washington envió al “Constitution”, al “Hornet” y al “Essex” a las Islas Cabo Verde, pero al detectar la presencia británica, retrocedieron y navegaron hasta las costas de Chile en 1813.

“La fragata norteamericana ‘Essex’ se encontraba fondeada en el puerto neutral de Valparaíso el día en que las británicas ‘Phebe’ y ‘Cherub’ fueron avistadas a fines de febrero de 1814; entonces se preparó para el combate, ya que calculó que venían directamente hacia ella, dado el estado de guerra  en que se encontraban Gran Bretaña y la joven nación norteamericana”, explica el profesor Jorge Garín, de la  U. de Valparaíso. 

“El vecindario de Valparaíso pudo, entonces, contemplar las terribles andanadas de los cañones hasta que la ‘Essex’ fue materialmente deshecha”, agregó. Tras dos horas de enfrentamiento, la nave vencida registraba 58 muertos en batalla, 66 heridos y 31 ahogados.

Efectos en la Patria Vieja

El almirante Jorge Martínez Busch, en su libro La Armada de Chile en búsqueda de la excelencia, destaca que “la influencia inglesa se manifestó desde el momento mismo en que nos declaramos independientes de España, momento en que los buques ingleses entraron libremente a nuestros puertos cuando O’Higgins declaró la libertad de comercio”. Explica, además, que esto dio origen a colonias de ingleses, franceses, alemanes e italianos, convirtiendo a Valparaíso en el centro logístico principal en abastecer a todos los puertos del Pacífico.

Para el historiador Jorge Garín, “los efectos de este combate heroico fueron los de una gran clase de patriotismo ejemplar que dieron los norteamericanos como, al mismo tiempo, la organización disciplinada, las tácticas perfectas de ataque y las tradiciones sólidas de marinos profesionales. Creo que para la gran mayoría de los espectadores fue la clase magistral para saber lo que es defender con valentía nuestras posiciones”.

Cementerio de los Disidentes

El Cementerio de los Disidentes, en Valparaíso, guarda las cenizas de la tripulación muerta aquel 28 de marzo de 1814. El mausoleo es visitado por la tripulación de cada nave norteamericana que recala en la bahía del puerto. La misma que recibió una ofrenda floral y una misa, para recordar los 200 años de una de las batallas más crudas que recuerde el siglo XIX.

Seguir leyendo