La Copa del América parte con desacuerdos

El Team New Zealand fue excluido de una reunión de planificación de la máxima cita de la vela, por no estar de alineado con parte de los protocolos impuestos por los organizadores, aunque competiría en 2017 de todos modos.




El neozelandés Russell Coutts, director general del equipo estadounidense Oracle y jefe de la autoridad de eventos (ACEA) de la 35ª Copa del América, ha excluido al Team New Zealand de la "cumbre" de equipos que tuvo lugar en Londres.

A la reunión están convocados los cuatro equipos potenciales que ha expresado su deseo de participar: Luna Rossa, Artemis, Ben Ainslie Racing y un desafío italiano, además del equipo Oracle, defensor del título, y los organizadores del evento.

La reunión ha sido convocada por la ACEA para discutir los detalles de la próxima edición de la Copa del América en 2017, y ha sido impulsada tras una declaración conjunta emitida por los cuatro equipos europeos, en la que reiteraron su apoyo a la organización y su intención de entrar en la competición independientemente del lugar de celebración.

El Team New Zealand fue un gran ausente en la declaración conjunta de apoyo, y esto ha enfurecido a Russell Coutts, quien declaró: "El defensor quiere trabajar con los equipos para definir aún más un evento basado en el Protocolo ya publicado, y si el Team New Zealand no quiere trabajar sobre esa base, es mejor que no venga".

El equipo neozelandés no participará en la reunión de los competidores, aunque su intención de entrar en el próximo evento no está en cuestión. El equipo ha indicado que será un desafiante en la 35ª Copa del América, y que está en disposición de abonar el millón de dólares de la cuota de inscripción, que debe abonarse antes de la fecha límite, fijada para el 8 de agosto.

En este momento, sólo dos desafiantes (Luna Rossa y Artemis) han confirmado oficialmente su entrada en la competición y, además, se rumorea que el equipo italiano será el nuevo Challenger of Récord, como primer equipo en presentar oficialmente su entrada.

El Challenger of Record es responsable de la negociación del Protocolo que regirá el próximo evento, y dado que fue Luna Rossa quien avanzó la emisión de la declaración conjunta de apoyo a la Copa del América, la semana pasada, parece improbable que haya cambios importantes en la normas vigentes firmadas ya por el equipo del Hamilton Island Yacht Club australiano.

Su retirada, el 18 de julio pasado, fue la primera señal pública de insatisfacción entre los aspirantes en relación con el costo, las normas y la ubicación del evento en 2017.

Los desafiantes estaban descontentos con ciertas reglas en el protocolo para el próximo evento, y en desacuerdo con la decisión de Coutts de excluir a San Francisco como sede. Ahora las candidatas son San Diego y las Bermudas, y se espera una decisión para antes de fines de este año.

"Es bastante evidente que la razón por la que estamos convocando una reunión es porque no estamos de acuerdo en todo, especialmente en lo que nosotros, como defensores, estamos proponiendo. Esperamos que escuchen nuestras razones y se debatan de una manera constructiva", ha señalado Coutts.

Grant Dalton, jefe del Team New Zealand, ha respondido: "Por nuestro lado, no vale la pena entrar en esto. Todo se tratará en su momento".

Es poco probable que los desafiantes vayan a cambiar la idea de Coutts en cuanto a la sede final del evento.

Comenta