La solitaria lucha de la Universidad Arcis

El plantel, que está intervenido por el Mineduc, intenta captar alumnos, pese a no estar acreditado. Por ahora, el interés de los jóvenes es casi nulo.

El lunes 4 de enero la sala de admisión de la Universidad Arcis estaba vacía. Lo mismo ocurría el martes y las únicas personas que estaban en el lugar eran los estudiantes del plantel que están trabajando para entregar información a los postulantes. Durante dos horas nadie llega a preguntar sobre el proceso. 

La institución no está acreditada, lo que impide que los alumnos nuevos reciban becas o créditos del Estado. Además, se encuentra intervenida por el Ministerio de Educación (Mineduc) mediante un administrador provisional, nombrado tras la aprobación del Consejo Nacional de Educación (Cned). Se trata de Patricio Velasco, ex director de Conicyt, quien está en el cargo hace casi siete meses.

Si bien la universidad declinó entregar información sobre el proceso de matrícula, La Tercera pudo constatar el panorama de soledad que hay en la sala de admisión. Un panorama que se acerca a lo vivido a comienzos de 2015, cuando sólo se incorporaron cinco nuevos alumnos. De hecho, la matrícula total del plantel quedó en 629 estudiantes, luego que entre octubre 2014 y marzo de 2015 se retiraran 337.  

El Departamento de Comunicaciones de ese plantel sólo informó que hay carreras como Danza y Cine que tienen una treintena de postulantes, quienes estarían en proceso de pruebas especiales.  

La U. Arcis tiene 17 carreras para 2016 y el valor de la matrícula es de $ 100 mil, hasta el 15 de enero. Tras esa fecha subirá a $ 140 mil y después del 1 de marzo costará $ 180 mil. 

Mientras la universidad intenta captar alumnos, al mismo tiempo se encuentra a la espera de que el Mineduc se pronuncie con respecto al informe presentado por Velasco, el que contiene el programa de trabajo para recuperar el plantel tras la crisis financiera que lo afecta.

“Hemos hecho una revisión de lo que ha presentado la universidad  y lo que corresponde ahora es que nosotros respondamos  a ese informe, tenemos algunas observaciones”, afirmó la subsecretaria Valentina Quiroga el miércoles, consultada sobre el estado de la intervención que enfrenta la institución. 

Según fuentes de la universidad, lo que se ha conocido sobre la propuesta de trabajo hecha por Velasco es que pretende vender el inmueble de la sede de calle Libertad, para inyectar recursos a la institución lo que les permitiría funcionar por cerca de tres años, porque entregaría cerca de nueve mil millones. Y en la parte académica fortalecer algunas carreras que tengan mayor proyección. Todo esto apunta a reposicionar la universidad tras los cargos formulados por el Mineduc -tras la investigación que realizaron- y que apuntan al incumplimiento “de sus compromisos financieros, administrativos y laborales” y también aquellos de tipo académico “asumidos con sus estudiantes por no contar con los recursos educativos o docentes”.

#Tags


Seguir leyendo