Los cuatro protagonistas de Prófugos adelantan la primera serie de HBO hecha en Chile

Benjamín Vicuña, Francisco Reyes, Néstor Cantillana y Luis Gnecco presentaron esta mañana el proyecto que abordará el narcotráfico y que se estrena en 2011.

“Esta no es una serie sobre el narcotráfico. Es un drama de acción y una trama sobre relaciones humanas”. Con esa consigna, el canal HBO presentó esta mañana su primera producción filmada en Chile, con elenco y producción local.

Se trata de Prófugos, proyecto que trata sobre cuatro hombres involucrados en un operativo de tráfico de droga que parte en la frontera entre Bolivia y Chile, y que luego comienza a desarrollarse a lo largo de todo el país.

El círculo cerrado del narcotráfico sirve para retratar todo un entramado de relaciones cruzadas por la traición, el encubrimiento, la corrupción y la lealtad. Todo centrado en el cartel que comanda la ambiciosa familia Ferragut.

“Eso es lo más interesante y creo lo que más nos cautivó como actores: la historia es muy buena”, asegura a latercera.com Néstor Cantillana, quien encarna a uno de los cuatro prófugos que da vida a la historia. El resto del grupo lo incluyen Benjamín Vicuña, Francisco Reyes y Luis Gnecco.

Todos provienen de realidad distintas y van tejiendo lazos a partir del tráfico de drogas. Reyes interpreta a Oscar Salamanca, un revolucionario trasnochado que vio como sus utopías quedaron sepultadas en los 70 y hoy, a sus 57 años y gravemente enfermo, decide aceptar la oferta de involucrarse en una operación de tráfico de drogas para darle un sustento económico a su hija, Irma (Camila Hirane).

Alvaro Parraguez (Benjamín Vicuña), conocido como Tegui, es un atractivo detective que logra ganarse la confianza del clan Ferragut y se infiltra en sus filas. En tanto Mario Moreno (Luis Gnecco) es uno de los brazos derechos del cartel, por lo que sabe de todas sus acciones y se encarga de aplicar con violencia sus mandatos. Finalmente, Santiago Ferragut (Néstor Cantillana) es el hombre que no quiso ingresar al mundo de la droga: es hijo de Kika Ferragut, la gran matriarca de la familia y de a poco, casi forzadamente, va involucrándose en el negocio.

“Aquí no hay personajes ni buenos ni malos, sino que son sólo cuatro tipos en una situación límite, desde el principio hasta el final de la serie. Arriesgan su vida, son tipos mercenarios, manejan armas y están metidos en un entuerto muy complicado. Crean un vínculo que a veces es negativo y otras veces positivo. Hay un lazo emocional muy fuerte entre ellos”, detalla Reyes.

Gnecco agrega: “Para la sociedad, estamos al margen de la ley, pero aquí las cosas son muy relativas, porque hay traiciones, policías involucrados, carteles y mucha trama que se va mezclando”.

El personaje de Vicuña, un detective que finalmente termina atrapado por los mismos personajes que antes perseguía, retrata esa mezcla. El actor al habla: “Mi personaje tiene una vocación de justicia, pero está lleno de contradicciones y los afectos lo van traicionando. Porque ahí va encontrando una familia, un grupo de seres con sus lados B, sus miserias, sus aspiraciones…”.

Cantillana también adelanta parte de la dualidad que enfrentará su rol: “Es el hijo de Kika Fearrgut. Tratará de desligarse de las drogas, no le interesa ese mundo, no quiere estar ahí, pero al final se hace cargo del negocio para que no muera ni caiga. es un tipo que básicamente no quiere estar donde está”.

INTERNACIONALIZACION
En algo coinciden los cuatro actores centrales de Prófugos: esta serie es una vitrina internacional para la producción chilena, ya que llegarán a un público regional numeroso y que no posee demasiadas referencias previas del trabajo televisivo en el país. “Nos van a ver como 5 millones de personas”, cuantifica Cantillana. “Yo creo que te quedas corto, es mucho más…”, corrige Gnecco. “Muucho más, las teleseries chilenas las ven como 3 millones de televidentes”, tercia Reyes.

Cifras más, cifras menos, el elenco local se topará con el desafío de llegar a toda Latinoamérica y de usar un lenguaje neutro que ya se ha comenzado a pulir en los primeros guiones de trabajo.

“Igual, laboralmente hablando es súper liberador, porque la gente te percibe sin prejuicios y, por lo mismo, los personajes son lo que son. Es ideal”, teoriza Vicuña.

Gnecco acota: “Los ejecutivos internacionales están muy impresionados del nivel apabullante de paisajes que ofrece Chile. Se va a ver todo, incluyendo Santiago, donde se mostrarán lugares muy urbanos e interesantes”.

Compuesta por 13 capítulos, el rodaje empieza el próximo 25 de mayo -en locaciones como Iquique, Valparaíso, Santiago, Farellones y Temuco- y su estreno está fechado para la primera parte de 2011. Además, la serie está a cargo de las productoras chilenas Efe3 (de Cristián de la Fuente); y Fábula, a cargo de Pablo Larraín (Fuga, Tony Manero).

El equipo de guionistas lo forman Pablo Illanes, Josefina Fernández, Mateo Iribarren y Enrique Videla. Hoy, el elenco está leyendo guiones y aprendiendo maniobras como manejar armas. Se van a ocupar cerca de 70 actores y serán 32 semanas de rodaje.

“Ojalá sea un hito…pero un hito bueno”, se esperanza Reyes ante la ambiciosa producción.

Seguir leyendo