Los mundos paralelos de los protagonistas que se enfrentarán en Caleta del Sol

Ambos son los rostros centrales de la nueva producción dramática del canal estatal.




Francisco Melo ha realizado 22 teleseries en TVN y Gonzalo Vivanco, hasta ahora, ninguna, aunque sí una docena en el extranjero. Melo ha hecho su carrera en Chile y Vivanco, en Colombia, México y Estados Unidos. Melo será el protagonista de Caleta del sol y Vivanco, también. Aunque sus vidas profesionales corren por rutas distintas, ambos actores sumarán un nuevo punto en común: encarnarán los roles centrales de la próxima producción dramática vespertina de TVN y serán los protagonistas que batallarán por una relación con Carolina Arregui, quien interpreta a una santiaguina que parte a vivir al norte y debe decidir entre ambos personajes.

En medio de las grabaciones, en una apartada caleta, a 120 kilómetros de La Serena, conversaron con La Tercera de sus papeles y de su primer trabajo en conjunto. Por un lado, un emblema de las telenovelas de la red estatal, quien interpreta a un biólogo marino preocupado por la ecología; por el otro, un hombre que ha hecho toda su carrera en el extranjero dará vida a un ingeniero involucrado en una termoeléctrica.

Los dos tienen una consolidada carrera por separado, pero ¿se conocían de antes?

Francisco Melo: no, nos conocimos en el canal como hace tres meses. En la teleserie yo soy Crescente Maturana y él es Ignacio Cox y somos parte de un triángulo amoroso. Además, yo represento a la ecología y él a la modernización y a la energía. Ambos luchamos por mostrarnos como el macho alfa ante Elena (Arregui).

Gonzalo Vivanco: yo le conozco la carrera a Pancho y lo admiro muchísimo. Ha sido todo un honor trabajar con él.

¿Les agrada retomar el sello que por años impuso Vicente Sabatini, bajo la idea de grabar en localidades típicas?

Melo: me gusta grabar en otras regiones. Me encanta que mi celular no tenga señal. Igual, esto significa un esfuerzo y hay un trabajo duro para todo el equipo. Son períodos de tiempos muy intensos que te exigen estar muy lúcido, pero luego uno ve los resultados y se siente gratificado. Eso pasó antes con Iorana, La Fiera y Romané, por ejemplo. Todas ellas valieron la pena.

Vivanco: esta es mi primera experiencia en teleseries nacionales y me ha encantado este viaje. Es bonito mostrar nuestro país.

Hoy, las telenovelas de TVN viven un momento dispar, como los irregulares resultados de la nocturna No abras la puerta. ¿Cómo ven ese escenario?

Melo: se siente y llama la atención lo que está pasando con No abras la puerta. Hay espacios de reflexión que se han generado con producción y los actores y han sido muy buenos. Hemos conversado harto y hemos comentado lo que tal vez está pasando y lo que podríamos mejorar. Uno no puede hacer vista gorda al rating que obtiene, porque es una señal de que algo no está funcionando.

Vivanco: mi tema es más crítico. Yo le tengo mucho respeto al producto nacional y creo que acá algo no está bien. En otros países hay una protección al horario prime y ese bloque es sólo nacional. Ojalá la teleserie turca sea algo aislado, porque acá, detrás de los actores y de los camarógrafos, hay familias. Es importante que se proteja la industria nacional.

¿Ya quedó en el olvido la salida de María Eugenia Rencoret, histórica directora del área dramática de TVN?

Melo: cuando ocurrió me afectó, porque todo fue muy abrupto e inesperado. En ese momento fue muy raro, pero con el tiempo se van equilibrando las sensaciones y las emociones. Ya hubo miles de conversaciones y el asunto volvió a la normalidad. La cosa ahora está repartida, unos van y otros vuelven. Si eso significa la mejora de los productos, bienvenido sea. Además, para uno como artista, eso es espectacular, porque te da la opción de elegir.

Vivanco: no puedo opinar de ese proceso, pero estoy gratamente sorprendido de lo que he visto en este equipo y en este canal. Veo a gente trabajando duro por mantener a TVN en el lugar que ha estado siempre.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.

Investigadores italianos idearon una versión no verbal de la prueba de Turing, con la cual descubrieron que un robot podía generar percepciones confusas en los humanos.