Manifiesto: Daniel Matamala, periodista

"Soy Matamala, vengo de Valdivia y no conozco a nadie que tenga una relación de poder en la economía, la política o que sea influyente en los medios. Jamás tuve un pituto, amigos o familiares que me hicieran movidas. Todo lo he logrado solo y eso me hace valorar más mi trabajo".

Recién a mis 38 años he aprendido a relajarme. Mucho antes de trabajar en CNN Chile, donde hoy trabajo, fui editor en Canal 13. Todavía se acuerdan de mí, porque una vez colapsé cuando algo no resultó. Esa vez me paré gritando de una silla con ruedas que con el impulso  atravesó todo el switch y terminó pegándole a la pared de la última esquina. Fue súper vergonzoso. Ahora soy más calmado para las cosas. Aprendí que hay algunos problemas con los que no se te va la vida y que no vale la pena ser injusto y gritarle a alguien o estresarse más de la cuenta.

Después de la separación de mis padres pasamos una época económica muy difícil. Eso pasó cuando yo tenía siete años. La separación en sí fue muy civilizada y yo era feliz, porque tenía dos casas. Era feliz con mi padre, que me heredó el gusto por el ajedrez y con mi madre. El problema es que no teníamos comida para llegar a fin de mes. Todos los últimos días del mes comíamos siempre cochayuyo con papas, porque en Valdivia el cochayuyo es gratis y mi mamá conseguía que le regalaran las papas. Durante mucho tiempo tuve un trauma con el cochayuyo, porque para mí era la comida de una etapa muy difícil.

Me costó sobrellevar mi adolescencia. Me fui de Valdivia a Osorno, donde todo estaba muy segmentado y era muy elitista. En el colegio estaban los hijos de los terratenientes alemanes y ellos miraban en menos todo lo que no fuera clase poseedora de la tierra con sus ancestros. Había mucho racismo y clasismo. Todavía recuerdo a compañeros que salían en la noche a rayar esvásticas y a mis profesores alemanes que llegaban de intercambio que no lo podían creer.

No me gusta hablar de mi familia, porque sé que eso lo puede tomar la farándula y malinterpretarse. Me cuido mucho, porque sé que no soy una persona famosa. No soy Don Francisco. Sí hay gente que me saluda, me plantea un tema o me felicita, pero no pasa de eso. Estoy consciente de que trabajo en un programa de cable que lo ve alguna gente. Nunca quisiera aparecer en una portada por algo que no tiene que ver con mi trabajo.

Aprendí a leer a los tres años. No porque fuera un superdotado, sino porque de curioso agarraba los libros con los que estudiaba mi hermano. Me siento privilegiado, porque pese a que nací en una familia de clase media empobrecida en dictadura, mi casa estaba llena de libros y los adultos significativos en torno a mí leían siempre. No podría haber sido más afortunado.

Nunca fui ñoño, porque para las cosas que me gustan tengo facilidad. Era bien cuestionador. Nunca fui el mejor alumno del curso, pero me iba bien, porque además tenía que mantener cierto rendimiento. Por lo mismo, cuando chico peleaba mucho con los profesores porque no me gustaba el tipo de educación o que había materias que no tenían sentido. Algo de eso queda en mí.

Una de mis peores manías son los errores de ortografía. Me ponen realmente mal. Si estamos al aire y aparece una gráfica que tiene un error de ese tipo, me descompongo. Trato de ser más consciente  con la gente que no es maniática como yo con eso, pero no puedo evitarlo.

Mi peor vergüenza periodística fue pre-Twitter. Ocurrió para los Juegos Olímpicos de Beijing, entrevistando en televisión a la embajadora de China en Chile. Ella era delgadita, frágil, con una voz muy suave y muy encantadora. Esa inauguración fue espectacular, pero yo llevé la entrevista por el lado de la dictadura de su país, que impedía la libertad de expresión y en que se violaban los derechos humanos, cosa que ella negó. Le hice una entrevista muy agresiva. Al otro día tenía 200 mails y todos preguntaban quién era el tipo tan agresivo que entrevistaba a la pobre señora. Me di cuenta de que me equivoqué en la forma y que había hecho una pésima entrevista.

Lloro, pero no soy particularmente llorón. Me quiebra cuando siento que he hecho sufrir o que le he causado dolor a alguien. Uno a veces lo hace, y darse cuenta de eso y que lo provocaste en una persona que es importante para ti, es fuerte. Creo que no hay nada peor que eso. Lo bueno es que logro percibirlo y me hago cargo.

Estudié con crédito universitario, trabajé y pagué lo que debía. Para el Estado hubiese salido más conveniente pagarles la carrera a los cabros antes que pagarles a los bancos para que los endeudaran. El tema de la gratuidad es discutible, pero la lógica es que esto tiene que ser un negocio para el sector financiero, y eso no puede ser. Lo peor es que hay muchos discursos mentirosos que no se condicen con la realidad de las cifras.

Soy Matamala, vengo de Valdivia y no conozco a nadie que tenga una relación de poder en la economía, la política o que sea influyente en los medios. Jamás tuve un pituto, amigos o familiares que me hicieran movidas. Todo lo he logrado solo y eso me hace valorar más mi trabajo.

No me ha tocado ver que nos digan que pontificamos en CNN Chile. Valoro el espacio editorial que tenemos. La opinión informada que damos ahí no es antojadiza y es muy respetuosa. Ahí, podemos decir que alguien cometió un error o que cometió un delito o una falta, pero tratamos de ser cuidadosos de nunca descalificar a personas. La gente, en general, tiende a agradecer ese espacio.

Seguir leyendo