Mark González: Los secretos de una resurrección que agradecen en la UC

El mundialista en Sudáfrica 2010 vuelve a la plenitud física justo cuando ya parecía un caso perdido.

“Estoy feliz de haber concretado esta llegada a Católica, mi casa (vuelve tras 10 años). Fue muy difícil, porque siempre son complicados estos temas con la gente de Rusia, pero lo importante es que ya se concretó”.

Así resumía en enero Mark González su regreso a la UC. Sin embargo, el ex seleccionado nacional -que retornó a Chile para estar cerca de la Roja y del Mundial-, jugó poco y nada en el semestre pasado por culpa de las lesiones. “Tuve una descompensación muscular que me pasó la cuenta”, reconocería más tarde el ex jugador del CSKA de Moscú. En más de un círculo se le dio por acabado, irrecuperable. Ésa era la sensación.

Tanto el jugador como el cuerpo médico cruzado se juramentaron a comienzos de la pretemporada revertir la situación, volver. Y a partir de un trabajo físico coordinado, dejar atrás las lesiones y recuperar la velocidad y la imagen de futbolista.

En Marbella, lugar donde Católica se preparó para el Apertura, González trabajó a la par de sus compañeros, aunque estaba en constante supervisión de los doctores Fernando Yáñez y Jorge Arriagada y del kinesiólogo, Marcelo Vargas.

“Se hizo un análisis de lo que pasó con él en el último tiempo. Así, se hizo una evaluación previa y se trabajó con Mark con la finalidad de mejorar la descompensación muscular que arrastraba. Se hizo una pauta de fortalecimiento para prevenir las lesiones”, explica Arriagada.

La pauta consistía en trabajos musculares específicos, a los cuales González respondió a cabalidad. Tanto así, que en la pretemporada, el mundialista obtuvo los mejores resultados en los test físicos. “Mark tiene una capacidad física por sobre el promedio de los jugadores chilenos, así que esos resultados no nos sorprendió, ya que desde cadetes sabíamos de sus condiciones físicas”, complementa Arriagada.

Desde entonces, González ha sido titular en los tres partidos del Apertura, y el sábado ante Cobreloa, no sólo marcó un gol y dio tres asistencias, sino que además logró jugar los 90 minutos, algo que no ocurría desde el 22 de febrero, cuando la UC cayó 2-0 ante O’Higgins. Hoy ante Ñublense, el mundialista nuevamente será estelar.

“Mark es un jugador importante para nosotros por su velocidad y por como termina la jugada. Converso con él en los entrenamientos sobre como tenemos que terminar las jugadas”, dice Parot, quien se complementa con el puntero en el sector izquierdo de la cancha.

Seguir leyendo