Morales denuncia planes para derrocarlo

El presidente boliviano afirmó que ha enfrentado "tres golpes de Estado": el 2008 con un referendo revocatorio, el 2011 con una marcha indígena y ahora con el motín policial.




El presidente Evo Morales acusó hoy en una conferencia de prensa a políticos, indígenas y sindicalistas de conspirar en su contra utilizando un reciente motín policial y el rechazo a un camino por medio de la mayor reserva forestal de Bolivia.

Al mismo tiempo, criticó a tres medios de comunicación y dijo estar "decepcionado" de la Iglesia Católica porque el Estado Vaticano reconoció al nuevo presidente de Paraguay, Federico Franco.

Morales ratificó su negativa a reunirse con los indígenas del Parque Nacional Isiboro Sécure que llegaron tras marchar 600 kilómetros para pedirle que cumpla una ley que promulgó en octubre prohibiendo un camino por medio de su territorio.

Según el presidente, los dirigentes indígenas son "rehenes" del opositor Movimiento sin Miedo "y de la derecha" por lo que pidió a sus bases que los desconozcan y eviten "que se desprestigie la credibilidad" de su organización.

Morales dijo que el ex vicepresidente Víctor Hugo Cárdenas se reunió con el principal dirigente indígena, Fernando Vargas, supuestamente para planear "el derrocamiento" en coincidencia con un amotinamiento de policías de rango inferior por salarios.

Dentro de ese plan mencionó a algunos policías, al principal dirigente de la Central Obrera de Oruro, Jaime Solares, del magisterio y a militantes del Movimiento sin Miedo, que fue su aliado político hasta el 2009.

Morales afirmó que durante su gestión enfrentó "tres golpes de Estado": el 2008 con un referendo revocatorio "planeado por la derecha", el 2011 con una marcha indígena tras la cual firmó una ley que prohíbe ese camino y ahora con el motín policial.

Asimismo, criticó a la red Erbol y el diario Página Siete por la información que difundieron sobre la marcha indígena y el motín y lamentó que el director de radio Fides, el sacerdote Eduardo Pérez, hubiera bendecido a los policías.

A propósito del amotinamiento de seis días por mejoras salariales, Morales dijo que "los policías no tienen doctrina, no tienen valores, por eso no tienen disciplina" por lo que "han quedado muy mal frente al pueblo".

Comenta