Muertas en el desierto: Diego Zúñiga edita su segunda novela

El escritor publica Racimo, inspirada en los asesinatos del llamado Psicópata de Alto Hospicio, ocurridos a fines de los 90.

Desde hace cinco años tenía la historia en la cabeza. Había escrito algunos fragmentos, pero no avanzaba. Hasta que en marzo de 2013 decidió encerrarse durante una semana en la residencial de su abuelo en Iquique.

“No hay internet ni televisor y me puse a armar el borrador central. Escribía todo el día”, dice Diego Zúñiga (1987) sobre el origen de Racimo, su segunda novela, recién publicada por Literatura Random House.

“Fue importante el viaje. Volver a sentir la temperatura, la atmósfera. Caminar otra vez por la ciudad”, dice el escritor y periodista de revista Qué Pasa sobre el territorio del norte donde nació. Ese paisaje árido estaba presente en el relato familiar de Camanchaca (2009), la novela debut de Zúñiga, con la que ganó lectores y el reconocimiento de la crítica. “Creo que produjo mucha complicidad, que es lo mejor que le puede pasar a un libro”, dice antes de hablar de Racimo, título inspirado en el llamado Psicópata de Alto Hospicio, quien fue acusado de violar y asesinar a 12 niñas y dos mujeres adultas entre 1998 y 2001.

La mayor parte de la historia de Racimo la cuenta Torres Leiva -guiño al cineasta nacional-, un fotógrafo que llega a Iquique desde Santiago. Una Virgen llora sangre y hay que registrar el fenómeno. Un periodista del diario regional lo acompaña en la aventura.

En el camino hay señales del horror. Una adolescente en jumper camina por la carretera que une el centro de Iquique con basurales que rodean Alto Hospicio. Muy cerca de una planta industrial que fabrica bombas de racimo.

“Sin duda el caso real me conmocionó porque eran lugares que conocía. El caso también es una marca de lo que es Chile con respecto a los poderes, que una clase social determine el nivel de interés de la justicia”, dice Zúñiga sobre las familias involucradas, que no fueron escuchadas al comienzo.

“No es una exigencia, pero me parece necesario que la literatura se haga cargo de hechos ocurridos en la realidad”, agrega el narrador, quien lleva a Torres Leiva más lejos de su rol de fotógrafo cuando comienza a sospechar de religiosos y políticos. Sabe que hay información que se oculta.

Racimo llegará en enero de 2015 a España. Luego se publicará en México, Argentina, Colombia y Uruguay.

Mientras, Zúñiga trabaja en su próximo libro. Será su primer conjunto de cuentos. Una historia de esas podría ser incluso su próxima novela. Es la de Raúl Choque, campeón mundial de caza submarina en Iquique en 1971. “En los 80 estaba buceando en Pisagua y vio cuerpos de detenidos desaparecidos”, señala Zúñiga.

Seguir leyendo