Mujeres en Arabia Saudita: ¿el inicio de los cambios?

Pese a las restricciones en la vestimenta, las mujeres están teniendo un rol más activo en la sociedad, al poder participar, por primera vez, en unas elecciones.

El vuelo hacia Riad, la capital de Arabia Saudita, es como cualquier otro en Occidente, sin embargo, poco antes de aterrizar muchas mujeres van al baño para colocarse la abaya (también conocida como aba y se refiere a la túnica utilizada en los países árabes que cubre desde el cuello hasta los tobillos), la burka o el hiyab. “No es necesario usarlas en el aeropuerto y si te vienen a buscar en auto tampoco, aunque sí en todos los lugares públicos”, advierte Sylvie, una francesa, que vive hace dos meses en Riad por el trabajo de su esposo. “El velo no es necesario usarlo, aunque a veces hay hombres conservadores que dicen que te lo pongas, entonces uno se lo coloca un rato y apenas se dan vuelta, te lo sacas”, explica, entre risas.

La abaya es una vestimenta tradicional en Arabia Saudita, la de los hombres es blanca y no es de uso obligatorio, sino que tiene una connotación más formal. “Es como el uso de la corbata en los países occidentales. En Estados Unidos hay lugares en los que el código de vestimenta la exige. Acá ocurre lo mismo con la abaya”, explica un periodista saudita que no quiso ser identificado. 

En el caso de las mujeres la túnica es negra y obligatoria en todos los lugares públicos. Es que debido a los preceptos de la ley islámica existen pautas estrictas de vestimenta. Aparte de la abaya ellas usan velos de diferentes tipos: los que cubren totalmente el pelo, las orejas y el cuello (hiyab) y aquellos que tapan la cabeza y el cuerpo, pero dejan descubierto el rostro (chador); y los que cubren completamente rostro, cabeza, manos y cuerpo (niqab y burka). No es extraño ver a la policía religiosa  advirtiendo a las mujeres por usar mucho maquillaje, por ejemplo.

El código de vestimenta estricto no se extiende en todas partes del país. Por ejemplo en el oeste, como en la ciudad de Jeddah,  es común ver a las mujeres usando abayas de colores o incluso abiertas mostrando la ropa. Pese a que deben cubrir la ropa con esta túnica negra, la moda no es irrelevante para las sauditas, ya que es común verlas con zapatos Jimmy Choos o con la inconfundible suela roja de los Louboutin.

“Usar la abaya es lo de menos. Existen muchas restricciones para las mujeres que van más allá de la vestimenta, como salir solas o conversar con otros hombres que no sean tu esposo, aunque las cosas parecen que están cambiando ahora”, señala Camille, francesa que vive junto a su hija de 16 años y su marido en Riad.

Si bien existe un movimiento a favor de las mujeres desde la década de los 60, aún persisten barreras sociales para el género, que abarcan distintas tareas cotidianas.  Por ejemplo, cada vez que salen de su casa deben estar acompañadas de una suerte de guardián. Pese a ello, es posible ver a un grupo de amigas solas tomando un café en el mall o en el lobby de un hotel. O bien, en un restaurante. Eso sí, siempre en el sector destinado para familias, porque existe un sector sólo para hombres.

Sólo para mujeres

Incluso hay algunos centros comerciales que tienen un piso dedicado sólo para mujeres, donde hay servicios de peluquería, spa, manicure, además de lujosas tiendas de todo tipo. En ellas sólo atienden mujeres.

Aunque no hay ninguna ley oficial que prohiba a las mujeres conducir, las profundas creencias religiosas lo impiden y, según el diario The Guardian, existen clérigos sauditas que han señalado que las mujeres al volante “socavan los valores sociales”. Así, es común que en algunas casas existan uno o dos choferes, quienes transportan a las mujeres a distintos lugares. En 2011, en medio de los movimientos populares en la región conocidos como Primavera Arabe, un grupo de mujeres organizó la campaña “mujeres a manejar”, en la que se instaba a no considerar las leyes y tomarse fotos y videos conduciendo para subirlas a las redes sociales, con el fin de crear conciencia y lograr un cambio. Sin embargo, esta iniciativa no tuvo éxito. 

Como parte de este fervor de la Primavera Arabe, ese mismo año el fallecido rey Abdula bin Abdulaziz al-Saud dictaminó que las mujeres podrán, por primera vez en la historia del país, presentarse como candidatas y votar en las elecciones municipales del 12 de diciembre.  “Este es un paso muy importante, porque es el comienzo de un cambio para la situación de las mujeres. Este es un pequeño inicio”, dice Nora Al Sowayan, trabajadora social y miembro de la Iniciativa Baladi (Mi País), que busca ayudar a las mujeres a familiarizarse con las elecciones mediante varias plataformas. “Al participar en estas elecciones, las mujeres son como los hombres. Esto es muy bueno para las mujeres porque les da personalidad y las hace ser parte de algo que realmente cambiará la sociedad”, explica. Agrega: “No es que estemos bien, falta mucho por hacer, pero hay muchas cosas a favor de las mujeres que están pasando y son muy buenas”.

La sociedad en este país de 27,7 millones de habitantes, de las cuales 45% son mujeres (57% con grado académico aunque representan el 15% de la fuerza laboral), también está cambiando en otros aspectos. “Antiguamente, existían los matrimonios arreglados, pero eso ya no es tan así ahora”, cuenta un periodista saudita. 

Los jóvenes en Riad, por ejemplo, van a la céntrica calle Tahlia, una suerte de boulevard donde hay cafés y tiendas, y es un punto de encuentro para conocer gente. Allí hombres y mujeres intercambian números de teléfonos para conversar. “El noviazgo es más corto que en Occidente. Acá no existe tener novia. Si a uno le gusta una mujer y si le gustas, nos casamos”, señala. “Una forma tradicional que sigue ocurriendo es que a mí, por ejemplo, me guste una mujer, lo hablo con mis padres, quienes conversan con la familia de ella. Pero si  yo no le gusto a la mujer, todo queda en nada”, concluye.

Otro cambio que se observa en ese sentido, es la alta tasa de divorcios que existe en el país. Según un informe citado por el diario Arab News, más de 30 mil separaciones se producen cada año, lo que representa 82 diarias. Un terapista familiar dijo al periódico que en la mayoría de los casos las parejas terminan el vínculo debido a relaciones extramatrimoniales, las que fueron descubiertas por el intercambio de mensajes y fotos en redes sociales como Facebook o Whatsapp.b 

Las claves de las elecciones municipales

RR Precedidas de una campaña de 12 días, las elecciones municipales de este 12 de diciembre son las primeras de la historia saudita abiertas a las mujeres  como electoras y candidatas. En total, 900 mujeres figuran entre los 7.000 candidatos que compiten por 284 cupos de concejales, según cifras otorgadas por  la comisión electoral. Pero sólo 130.600 mujeres se han inscrito en los registros electorales frente a más de 1,35 millones de hombres, sobre una población de 21 millones de habitantes. El proceso forma parte de un proceso de apertura que el Rey Abdula desarrolló durante su reinado de diez años  (2005-2015). Después de organizar las primeras elecciones municipales, Abdula otorgó en  2011 a las mujeres el derecho a voto y el de elegibilidad. Dos años después,  nombró a mujeres en el Majles al Shura, un consejo consultativo. También las mujeres ocupan cargos en la jefatura de las municipalidades.

#Tags


Seguir leyendo