Nicolás Durán: la nueva promesa joven de la actuación nacional

Con 20 años, el actor ha participado en producciones como Sin filtro y Bala loca. Ahora viajará al Festival de San Sebastián con su primer protagónico: la cinta Jesús.

“A mí siempre me gustó el cine. A los cuatro años vi La máscara y le dije a mi vieja: ‘Quiero hacer eso, no sé si hacer películas, no sé si actuar en películas, pero quiero estar en eso, ese es mi mundo’”, rememora con entusiasmo Nicolás Durán (20), para explicar su lazo con la profesión que lo ha dado conocer. Algo a lo que, cumplidos tres años desde que trabajó en su primer largometraje, aún no se habitúa por completo. “Todo llegó muy rápido. Todo fue muy extraño y muy apresurado”, dice pensativo, antes de lanzar una risa y asegurar: “Todavía me cuesta pensar que soy actor”.

Con casi una decena de producciones en el cuerpo, Durán se ha destacado por sus actuaciones en la cinta Sin filtro y la serie Bala loca (CHV), y promete ser un rostro cada vez más habitual en las ficciones locales, apareciendo en proyectos que van desde la comedia al drama, en televisión y cine.

Sin ir más lejos, en el contexto del Sanfic 12 se pudo ver Jesús, su primer protagónico, y en noviembre arribará a los cines Madre, el thriller sicológico de Sobras dirigido por Aaron Burns y estelarizado por Daniela Ramírez, que marca su cuarta colaboración con la productora de Nicolás López y Miguel Asensio. “Es una familia. Creamos un vínculo bien grande”, comenta.

La cercanía se explica, en buena parte, porque la primera de aquellas participaciones, la película hablada en inglés The stranger (La maldición), representó no sólo su primera incursión en el cine, sino que en la actuación en general. Durán estaba probando suerte, con canto y otras posibilidades, cuando llegó la película. “The stranger llegó en un momento perfecto. Yo estaba casi desilusionándome, porque es súper difícil entrar a la música acá, como en todas partes”, dice, y cuenta que se sumó a esa cinta a través de casting, un año después de probar suerte como cantante en Factor X (TVN).

El intérprete habla sobre sus expectativas por entonces: “Pensé que nunca más iba a hacer películas, pensé que nadie más me iba a llamar”. Sin embargo, se presentó en el camino el filme Jesús, de Fernando Guzzoni (Carne de perro). La cinta se apronta a competir en la Sección Oficial del Festival de San Sebastián, hasta donde Durán viajará a presentarla junto al director, pero su incorporación sólo se concretó a último momento, luego de que recomendaran su nombre a Guzzoni, que había realizado un casting de más de 400 personas.

“Requirió de mucha dedicación investigativa y de sensibilidad. Tuve que sumergirme en lugares oscuros para llegar a una síntesis de lo que quería mostrar con Jesús”, describe sobre protagonizar una ficción inspirada lejanamente en el crimen de Daniel Zamudio que examina la sociedad nacional. Allí, encarna a un adolescente integrado en la subcultura k-pop que mantiene una relación áspera con su padre (Alejandro Goic) y termina implicado en un homicidio.

Ese papel a Durán le demandó una preparación de cuatro meses, que incluyó clases de actuación y la necesidad de aprender a bailar k-pop. “Me levantaba a las 8 de la mañana y nos juntábamos en el GAM, con una radio al lado y tres personas más”.

Si para Jesús debió someterse a esas exigencias, Madre le puso enfrente un nuevo y singular desafío: aprender a hablar tagalo, pues su personaje es el de un joven filipino que vive en la casa donde transcurre la acción. En su búsqueda por probar nuevas experiencias, el actor hace poco grabó su participación en Preciosas (Canal 13), su primera teleserie, que define como un rol distinto a todos los que ha interpretado. “Me gusta mucho el cine de autor. Me gusta mucho el cine de género también, con el que se ha adentrado Sobras. No me interesa encerrarme”, define, a lo que agrega: “A mí me gusta estar en todas partes. Me gustan los retos también. Entonces, si hago un papel que no tiene nada que ver conmigo, mucho mejor”.

#Tags


Seguir leyendo