Pablo Aránguiz: “No me molesta para nada que me llamen el Principito”

Con 20 años recién cumplidos, el volante se proyecta como uno de los jugadores con más talento del torneo nacional. El jugador que más faltas recibe en el Clausura revela sus sueños con el cuadro rojo y también habla de sus ídolos deportivos.

“Si uno camina en línea recta no se puede llegar muy lejos. Son necesarios los desiertos, con sus dunas de ausentes senderos, para escuchar conciertos de sonrientes estrellas y luceros”, reza una de las citas más conocidas de El Principito, el inolvidable libro de Antoine de Saint-Exupéry.

Lo que no sabía ni esperaba el extinto escritor francés es que casi 74 años después de publicar tan magna obra, en otro confín del mundo esa frase cobraría sentido para el Principito rojo: Pablo Aránguiz. El mediocampista de Unión Española ha dado muestras de calidad cada vez que le tocó jugar por el cuadro de Independencia. Técnica, despliegue, salidas claras y trabajo de recuperación son sólo algunas de las claves de su trabajo. Esas claves que convencen cada vez más a su técnico, Martín Palermo. Por algo es el jugador que más faltas recibe en el campeonato: 26 en seis fechas, una cada 16, 2 minutos.

De su vida en Recoleta, sus primeras armas en el profesionalismo, los goles destacados, la dura eliminación de Unión en Copa Libertadores, el haber quedado fuera de la nómina definitiva de Héctor Robles para el Sudamericano Sub 20, la posición que más le apetece ocupar dentro del césped, sus pretensiones a largo plazo en el fútbol, la selección absoluta y mucho más, es de lo que conversó Aránguiz con La Tercera.

Contaba luego del partido ante Cobresal que reside cerca, en Recoleta. ¿Con quién vive, Pablo?
Vivo con mis abuelos y un hermano menor (16). Mis papás son separados, cada uno vive por su lado y tienen sus respectivas parejas. La relación es muy buena, con mi hermano nos llevamos excelente, yo como el mayor tengo que dar el ejemplo.

¿Durante su época de colegio fue estudioso o revoltoso en la sala de clases?
Siempre fui el pelusón de la clase, pero preocupado por mis cosas. Desgraciadamente no terminé cuarto medio. De todas formas quiero sacarlo adelante en un futuro. Estoy concentrado en el fútbol, después debo ver si estudiaré algo más o no.

¿Cómo le va en lo sentimental? ¿Acostumbra a salir con amigos?
Soy de bajo perfil con las mujeres, no me gusta salir a carretear. Comparto bastante con mis amigos, de todas formas. Me gusta escuchar música, ver hípica, jugar póker. Del plantel suelo juntarme con Pablo Galdames, Mario Larenas y Jason Flores.

Pasando al libreto de lo futbolístico: si ya era un habitual en el equipo de Héctor Robles, ¿por qué cree que quedó fuera del Sudamericano Sub 20?
Creo que pasa por un tema de decisión técnica. Siempre fui alternando entre la titularidad y la suplencia, pero no me esperaba quedar fuera de la nómina. De todos modos, siento que mis compañeros no merecían quedar tan mal en cuanto a los puntos logrados, porque hay un muy buen grupo.

¿Le dedica su buen momento a Robles?
Para nada, porque le tenía mucho cariño y eso sería caer en la soberbia.

¿Cuánta responsabilidad le da a Martín Palermo de su buen momento deportivo?
La verdad es que fue quien me dio la oportunidad, que trato de aprovechar al máximo para poder ser una pieza importante dentro del equipo. Siempre está presionando para que uno explote sus capacidades y poder generar una buena competencia por la titularidad.

Muchos jugadores jóvenes quieren dar el salto a Europa u otro equipo de categoría en el mundo lo más rápido posible, ¿sufre usted ese síndrome de querer emigrar en el corto plazo?
No, no. Me gustaría consagrarme acá en Unión primero, ganar algún título y aportar con mi juego. Llegué muy chico al club, me convertí en un hincha del equipo y quiero hacer algo importante primero, antes de poder partir a otro lado.
Guillermo Hoyos, técnico de la U, alabó a dos de sus jugadores. Dijo que Felipe Mora se asemeja a David Villa y que Gonzalo Jara tiene cosas de Gerard Piqué. ¿Quién sería Pablo Aránguiz?
Pablo Aránguiz es Pablo Aránguiz nomás (dice mientras esboza una sonrisa). Obviamente que uno puede ver el trabajo de otros. Me llama la atención David Silva, Juan Román Riquelme es mi ídolo aunque está retirado. Me fijo en Andrés Iniesta, que también es de los mediocampistas con los que uno se identifica.

El amague es algo que se ha ido perdiendo en el fútbol ¿Quién le enseñó a regatear? ¿Le deja Palermo hacerlo o privilegia la simpleza?
Yo creo que dentro de la cancha es el jugador el que manda. Siempre que se pueda y, dependiendo del momento, se puede tirar un caño o algo por el estilo, pero en función del juego. No sirve hacerlas por hacerlas. Mi papá es quien me enseñó a regatear, él todavía sigue siendo un crack.

Si Charles Aránguiz es el Príncipe, ¿es usted el Principito del fútbol chileno?
Te insisto, quiero ser sólo yo. Siempre es bueno que a uno lo comparen con jugadores de esa calidad y llevar el apellido de Charles es una responsabilidad, es un grande. Y no, no me molesta para nada que me llamen así.

Ahora viene la U, con un Felipe Mora pletórico. El delantero le anotó un triplete a Audax Italiano. ¿No les atemoriza?
No, en absoluto. Somos conscientes del buen pasar de Felipe, pero no nos asusta nada, vamos siempre hacia adelante en búsqueda de seguir mejorando. Así como ellos tienen buen equipo, nos quedan otros que también son súper complicados.

De no pasar nada raro o sufrir lesiones comprometedoras, cualquiera podría decir que en el futuro podría ser una opción en la selección adulta…
Lo espero con ganas, es el sueño que anhela cualquier jugador. Independiente de su país de procedencia es lo que todos quieren, estar en la absoluta.

¿Ve fútbol cada fin de semana o no le importa el desempeño de los otros cuadros del Clausura?
Veo mucho fútbol. Personalmente me gusta verlo por las mías, además de los videos de repasos que nos muestra el cuerpo técnico. Siempre analizamos al rival, sus virtudes y las fallas que pueden tener en cuanto al funcionamiento.

En el medio local, ¿qué jugador le llama la atención?
Claudio Baeza. Me gusta la función que cumple, su intensidad, es muy técnico. A su corta edad parece un jugador muy maduro.

¿Es bueno para la pelota o es de los que de verdad entienden bien el juego?
¿La verdad? De los que entienden bien el juego, buscando la mejor opción de pase y de desmarcarme para yo ser esa opción. Me trato de mover de manera correcta en la cancha y que los primeros balones sean míos.

¿Cuál es el puesto que más le acomoda?
A mí me gusta jugar más de enganche, pero si el profe dispone otra cosa, se acepta. Me da lo mismo si entro de puntero izquierdo, volante mixto o por la derecha, la cosa es aportar al equipo todo lo que pueda.

El gol que le hizo a Cobresal el domingo, ¿fue el más fantástico de su carrera?
Claro que fue el más bonito, sobre todo por cómo definí.

¿Y el más importante?
Contra Deportes Temuco, porque fue el primero que anoté en el profesionalismo.

Luego de caer 5-0 en La Paz ante The Strongest, ¿cómo quedó el camarín?
Fue un camarín bastante callado, no merecíamos perder por esa cantidad. Lo bueno es que sabíamos que después se venía un partido muy lindo con la UC, una revancha. Por suerte pudimos ganar, eso nos dio un golpe anímico para no decaer en el torneo local.

¿Considera que Unión Española es un equipo grande del fútbol chileno?
Claro que sí. Tiene siete estrellas y esperamos ir por la octava. El año pasado lo hicimos de la mejor manera, peleando arriba hasta el último. Tuvimos una pérdida importante de puntos contra Católica y la U. Esperamos mantener el nivel este año, tal como lo hicimos en 2016. Desgraciadamente no pudimos seguir en Copa Libertadores, pero estamos 100% enfocados en el torneo.

¿Hay algún equipo en el mundo o algún jugador de elite con el que le gustaría compartir plantel?
Uno aspira a cosas grandes, a llegar a los mejores equipos del mundo. Cuando me lo preguntan, digo que el Machester City. Es un sueño llegar ahí, lo ocupo bastante en la PlayStation (vuelve a reír). Como ya te dije, Silva es un jugadorazo y me encantaría compartir camarín con él.

Seguir leyendo