Pizarro triunfa en elección de la DC marcada por baja en participación

Autor: La Tercera

Senador se impuso holgadamente, con un 70% de los votos, a sus dos contendores. De un total de 113 mil militantes, votaron cerca de 19 mil. En 2012 sufragaron alrededor de 24 mil.

Casi al frente de la sede de la DC, ubicada en la Alameda, se refugió ayer el senador Jorge Pizarro. Junto a los integrantes de su lista, se dirigió, a las 16.00, a una oficina perteneciente a Andrés Zaldívar, en calle San Martín, para esperar los resultados de la elección interna de la falange.

El proceso culminó a las 18.00 en todo el país, a excepción de las zonas del norte afectadas por los temporales, localidades que votarán por la nueva directiva el próximo 12 de abril. Sin embargo, en el total de esas comunas existen alrededor de 4 mil militantes, número insuficiente para modificar el resultado.

En unos comicios sin sorpresas, Pizarro se impuso ampliamente a sus contendores: Rodrigo Albornoz -ex seremi de Justicia y hermano de la ex ministra Laura Albornoz- y el ex timonel Ricardo Hormazábal, líder histórico del sector de los “chascones”.

Desde la DC informaron que el senador y líder de la disidencia a la conducción de Ignacio Walker fue electo -con el 100% de las mesas escrutadas- con 70% de los votos, frente al 8% de Albornoz y el 20% de Hormazábal. Esto, con una baja en la participación de los militantes respecto a los comicios anteriores, atribuida a lo poco competitiva que resultaba esta elección: votaron cerca de 19 mil personas, de un padrón de 113 mil, cifra que estaba entre los cálculos de la directiva. En los últimos comicios, en 2012, sufragaron 24 mil en un contexto de mayor competencia, entre Walker y Aldo Cornejo.

El triunfo del senador fue posible gracias a un acuerdo con todas las facciones internas: los “príncipes” -sector ligado a Walker-, los “colorines” -donde se sitúa al diputado Fuad Chahín-, una parte de los “chascones” que no apoyó a Hormazábal y los “guatones”, tendencia encabezada por el ex timonel Gutenberg Martínez y en la que antiguamente se identificaba a Pizarro.

Para muchos en la DC existe el temor de que el senador, a diferencia de Walker, asuma una postura conciliadora con el gobierno, dada su cercanía con Michelle Bachelet y Rodrigo Peñailillo. Sin embargo, su llegada a la conducción de la falange fue, en gran medida, gracias al respaldo de Martínez, que tiene un fuerte ascendiente sobre las bases y que ubicó a uno de sus cercanos, el ex diputado Gonzalo Duarte, en la secretaría nacional, cargo clave en la mesa. Ha sido Martínez quien ha enfrentado de manera más crítica las reformas del Ejecutivo. Y es su poderío interno lo que da garantías a algunos sectores de que Pizarro debiera continuar con una línea similar a la del timonel saliente.

Seguir leyendo