El polémico filme que atemoriza a Marine Le Pen en Francia

A tres meses de las elecciones presidenciales, se estrenará una película inspirada en el ascenso del Frente Nacional en Francia.

De la noche a la mañana, una enfermera liberal sin experiencia política termina siendo una popular candidata en las elecciones municipales de la región francesa de Nord Pas de Calais, luego de involucrarse con una agrupación política de ultraderecha.

La historia es parte de una película de ficción que ha enfurecido en las últimas semanas al Frente Nacional en Francia: Chez Nous (Nuestra Casa), dirigida por el actor y cineasta belga Lucas Belvaux.

Es que sus cimientos estuvieron inspirados en el ascenso del partido y su líder Marine Le Pen en Francia y también por el alza del populismo en distintos países de Europa.
La cinta ha recibido una lluvia de críticas por parte de los dirigentes del partido de tendencia nacionalista, quienes admiten que ni siquiera han visto la película.

Sólo dos minutos dura el trailer del filme que será estrenado el 22 de febrero, pero ha sido suficiente para sembrar la polémica a un mes de que vea la luz en los cines franceses.
Los seguidores del Frente Nacional critican que el estreno de la película se produzca justo antes de la primera vuelta, prevista para el 23 de abril.

En pocos segundos, las similitudes entre Marine Le Pen y uno de los personajes de la película, la líder del ficticio partido “Bloque Patriótico”, Agnes Dorgelle, son evidentes: ambas rubias y con una retórica populista y dura que atrae a las masas.

En la película, y al igual que Le Pen, la líder del “Bloque Patriótico” es hija de un histórico político de la ultraderecha francesa.
Pero en la historia ficticia la dirigente intenta acercarse a la clase obrera, tradicionalmente vinculada a la izquierda. Y es aquí donde entra la verdadera protagonista del filme.

En realidad la película no está enfocada en el polémico personaje que ha sido comparado con Le Pen, sino más bien en cómo el “Bloque Patriótico” intenta incorporar en sus filas a Pauline -interpretada por Emilie Dequenne-, una humilde enfermera de un pequeño pueblo , criada en una cultura comunista y que comienza a ser seducida por el movimiento.

“La hija es distinta que el padre y además es una mujer”, dice la protagonista en la película.
“Aspiraba a comprender cómo una región modesta se vuelca hacia la extrema derecha. Quería contar la historia de una mujer que, pese a no estar politizada, decide involucrarse en ese partido, por una mezcla de ira, cansancio y ganas de cambio”, ha dicho su creador, Lucas Belvaux, citado por El País.

Aun así las críticas no se hicieron esperar. “Es una pena porque la actriz me gusta mucho”, dijo el número dos del partido, Florian Philippot, quien calificó la película de “indignante”, especialmente porque contó, según la mano derecha de Le Pen, con dinero público para su realización.

“Nos bastó con ver el trailer y escuchar al director haciendo promoción. Fue suficiente para hacerse una opinión”, aseguró el diputado ultraderechista Gilbert Collard, quien, según El País, tildó de “émulos de Goebbels” a sus realizadores.

De acuerdo con el productor de la película, David Frenkel, el partido “es una operación de marketing exitosa, pero con el mismo ADN que tenía el padre, Jean-Marie Le Pen”. “No queríamos hacer una caricatura, sino entender por qué en algunas ciudades ya los vota más de la mitad de la población”, dijo.

El Frente Nacional teme que la película pueda perjudicar la candidatura de Le Pen que, según las encuestas, pasará a la segunda vuelta, prevista para mayo. Los mismos sondeos auguran que la líder ultraderechista perdería ante el candidato conservador François Fillon. Sin embargo, el reciente escándalo de la esposa de Fillon, Penelope, acusada de haber tenido un “empleo ficticio” como asesora parlamentaria, podría cambiar el escenario electoral.

Seguir leyendo