Qué significa ser nacionalista en Perú

El sentimiento nacionalista aflora con los problemas limítrofes en el vecino país. La Guerra del Pacífico aún es una herida abierta en parte de la sociedad peruana.

Tras el fallo de La Haya, que en enero redefinió la frontera marítima entre Chile y Perú, el 69% de los peruanos opinó que la sentencia de la Corte Internacional no cerraba la controversia entre ambos países, según un sondeo del diario La República. Para Lima, quedaba pendiente el “triángulo terrestre”, que consideran como propio y que la semana pasada Ollanta Humala incluyó en un nuevo mapa de límites. El miércoles, un pequeño grupo de ciudadanos peruanos intentó llegar hasta esta parte de la frontera. Aunque fracasaron, la marcha volvió a reflotar el sentimiento nacionalista que tiene bastante cabida en Perú.

Pese a que la Guerra del Pacífico concluyó en 1883 y a pesar del posterior Tratado de 1929, el tema con Chile aún es una herida abierta en algunos sectores de la sociedad peruana. En ese sentido, el nacionalismo suele ir de la mano con los asuntos que tienen que ver con Chile. Si a los chilenos les suele obsesionar Argentina, a los peruanos les ocurre algo similar con Chile.

Aunque algunos analistas sostienen que el nacionalismo va a la baja, otros creen que aún hay recelo y caudillos locales que de vez en cuando se encargan de levantar este sentimiento, como Ciro Silva, el gestor de la marcha al “triángulo terrestre”, o Antauro Humala, el hermano del presidente que en 2007 también marchó hacia el mismo sector.

El propio Ollanta Humala surgió como un líder nacionalista, criado en una familia cuyo padre -Isaac- le inculcó el etnocacerismo, una ideología indigenista y antichilena que reivindicaba la figura de Andrés Avelino Cáceres, el mariscal que lideró la resistencia en la Guerra del Pacífico.

Aunque el presidente abandonó el etnocacerismo, ni su hermano Antauro -actualmente en la cárcel- ni su padre han dejado el nacionalismo más duro. En una entrevista con La Tercera en enero, Isaac Humala llegó al extremo de señalar que su hijo presidente “le pasó el poder al Perú chilenista”. 

En las últimas décadas, el nacionalismo peruano ha estado ligado a sectores militares, pero también a la izquierda. Mientras el Apra ha sido históricamente más americanista y “antiimperialista”, la izquierda se agrupó en el Partido Nacionalista, encabezado por Humala y que hoy preside su esposa, Nadine Heredia. Eso sí, el sentimiento nacionalista no necesariamente tiene relación directa con el partido. Sí está presente en movimientos locales con poca presencia en el Congreso. En todo caso, el 55% de los peruanos asegura que su país le genera un sentimiento de orgullo, según una encuesta del diario El Comercio.

“El nacionalismo aflora frente a problemas limítrofes o con partidos de fútbol”, explica Juan Carlos Valdivia, columnista del diario Correo. “Me parece que el sentimiento nacionalista es cada vez menor entre los jóvenes y los más radicales seguramente están con Antauro y en Tacna”, agrega.

“Hay nacionalismo en ambos polos del espectro político. El nacionalista de derecha es más militarizado. Para este tipo, los negocios no bajan la intensidad de los rencores. El nacionalista de izquierda es más “resentido”. Ellos dicen que la culpa de la postergación económica de grandes sectores del país no es sólo por el mercado, sino porque parte de esas inversiones son chilenas”, sostiene el analista Carlos Meléndez.

Seguir leyendo