El recuerdo del chileno que fue una guagua bendecida por Juan Pablo II

img_1048-1

Diego Ramírez tenía cinco meses cuando conoció al Pontífice. Tres décadas después relata a La Tercera cómo lo marcó ese momento.




Diego Ramírez tenía apenas cinco meses cuando fue "bendecido" por Juan Pablo II. Aunque no tuvo conciencia de ese momento, creció mirando la imagen en que aparece de frente al Pontífice, mientras éste le sostiene la cara.

"Hubo una reunión en La Moneda y me tocó estar ahí porque mi abuelo era integrante del gobierno de la época. Asistieron varios niños y el Papa los saludó a todos, pero se enfocó principalmente en mí porque era la guagua que estaba presente", relata a La Tercera.

En la imagen, Diego está acompañado por su abuelo y su madre. Pese a que su familia es luterana, cuenta que para ellos fue un momento muy importante principalmente por el mensaje de "unidad" que traspasó Juan Pablo II ante la situación que enfrentaba el país, previo al plebiscito de 1988.

"Más que el acto religioso fue importante el mensaje que estaba traspasando. Aunque no éramos católicos igual estuvimos ahí", agrega.

El joven relata que la ropa que usó en ese momento fue guardada por su familia como un "tesoro": un traje azul estilo "marinero", una tenida muy común entre los niños de la época. "Yo creo que si nos ponemos a buscarla la encontramos guardada en alguna parte", comenta.

Diego dice que cuando se enteró de que el Papa Francisco visitaría Chile bromeó con su familia sobre repetir la imagen.

Durante estos días no participó en ninguna de las actividades por la visita del Pontífice. Sólo las siguió por la televisión.

"La foto se guarda con mucho cariño en la casa de mis papás y abuelos, y también ha aparecido en algunos libros como el que se publicó sobre la visita que realizó el Papa a Chile en 1987", cuenta.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.

Investigadores crearon un parche que se adhiere a la piel y que está compuesto por una bacteria que produce energía a partir de la evaporación del sudor, pudiendo obtener más de 18 horas de electricidad continua.