Refichaje: solo el 17% de los diputados podría respostular con actuales cifras

camara

Esto debido a que sus partidos, hasta ahora, no han logrado constituirse en sus regiones. Podrían competir 10 PS, un Evópoli y nueve independientes. Estos últimos deben reunir firmas.




Queda casi un mes para que se cumpla el plazo que tienen los partidos para constituir un nuevo padrón de, al menos, 18.512 militantes que exige la ley de fortalecimiento de la democracia, y algunas colectividades están lejos de alcanzar la cifra.

Para no ser disueltos como partidos, deberán lograr constituirse al menos en tres regiones continuas u ocho discontinuas; si quieren inscribir una candidatura presidencial, deben estar reconocidos en todo el país o, en su efecto, sumar un padrón de militantes de 33 mil personas.

Más allá de las exigencias para competir en las presidenciales de este año, el proceso de refichaje también abre un flanco para las aspiraciones parlamentarias de las colectividades. Y es que los partidos no podrán postular candidatos al Congreso en aquellas regiones en las que no alcancen las metas mínimas de refichaje.

En el caso de los candidatos a parlamentarios, los partidos tienen plazo hasta el 21 de agosto para completar el refichaje. La velocidad con que las colectividades han cumplido este proceso genera incertidumbre. Según el último registro de militantes entregado por el Servel al 7 marzo, se configura hasta el momento un escenario en el que de los 120 diputados que hoy componen la Cámara solo 20 podrían optar a la reelección. De estos, diez corresponden a parlamentarios socialistas (el partido que ha tenido más éxito hasta ahora en el proceso de refichaje), nueve a legisladores independientes y uno a Evópoli: Felipe Kast.

Los legisladores que sí podrían repostular, de acuerdo a las cifras actuales manejadas por el Servel, son los PS Jenny Álvarez, Osvaldo Andrade, Juan Luis Castro, Daniella Cicardini, Fidel Espinoza, Maya Fernández, Daniel Melo, Denise Pascal, Luis Rocafull y Leonardo Soto. Es decir, 10 de los 17 diputados de la bancada socialista.

En el caso de los independientes, quienes estén interesados en postular a la Cámara deberán juntar las firmas para oficializar su candidatura, tal como lo hicieron en las elecciones de 2013. Según la ley, tienen que presentar el patrocinio del 0,5% de los electores que votaron en la última elección parlamentaria de la región a la que postulan.

En la Democracia Cristiana, en tanto, pese a haber alcanzado la cantidad mínima de militantes en tres regiones (la IV, IX y XIV), el partido aún no cumple con los requisitos para formarse como partido legal, esto es tres regiones continuas u ocho discontinuas. Así, pese a cumplir con los militantes exigidos en sus regiones, los diputados Fuad Chahin, Iván Flores, Mario Venegas y Matías Walker igualmente estarían impedidos de competir.

En el otro extremo, el diputado que se vería más complicado a la fecha es Pedro Browne de Amplitud, representante de la Región Metropolitana, en la cual el partido solo ha conseguido un 1,7% de las fichas necesarias. Sin embargo, el legislador no estaría interesado en repostular a la Cámara. Lo sigue Sergio Gahona (UDI), parlamentario de Coquimbo, donde el gremialismo solo tiene un 12% de la meta regional cumplida. Por su parte, los radicales Marcela Hernando y Marcos Espinoza, que representan a la Región de Antofagasta, solo han reunido un 19,8% de los refichajes requeridos. En tanto, en la Región del Biobío solo llegan al 23% del mínimo de militantes requerido, por lo cual los diputados Carlos Abel Jarpa y José Pérez también verían complicada una eventual repostulación.

La incertidumbre en los partidos -que deben comenzar a negociar y confeccionar sus plantillas parlamentarias- también se ve profundizada por las modificaciones al sistema electoral que debutarán este año, donde aumenta de 120 a 155 la cantidad de diputados en un nuevo mapeo de distritos. En el Senado, por su parte, disminuyen las circunscripciones de 19 a 15 y los senadores aumentan de 38 a 50.

Frente a las complejidades del proceso, el diputado y presidente de Renovación Nacional, Cristián Monckeberg, señala: "Hoy el partido no puede llevar candidato a nada, eso lo reconozco. Pero en las próximas tres semanas va a haber cumplimiento de la meta y estoy optimista de que eso ocurra, porque se está trabajando bien".

Desde la bancada UDI, en tanto, el diputado Felipe Ward reconoció que ve este tema con mucha preocupación.

"Creo que es evidente que los plazos se acortan y los números no. En esta recta final, todos estamos ocupados y preocupados de que se inscriba la mayor cantidad de gente posible", dijo.

Además, agrega que como bancada planean movilizarse a las regiones más lentas en el proceso de afiliación y refichaje. "Queremos desplazar a la bancada completa a las regiones que están lejos de la meta de forma de poder incentivar a través de los medios de comunicación y el trabajo en terreno que la gente se inscriba", sostuvo.

Fuad Chahin, diputado de la Democracia Cristiana, aseguró que "su partido tiene una alta participación de militantes, la hemos tenido en las últimas elecciones y, por lo tanto, eso nos da bastante esperanza de que vamos a cumplir con la meta". Pese a eso, reconoció que como bancada no han tomado una acción concreta para incentivar el refichaje de militantes.

"Yo creo que cada parlamentario tiene que hacerse responsable de poder colaborar con la tarea partidaria en sus respectivos distritos. Yo he tratado de hacer lo propio en el mío y ya llegamos a la meta", agregó Chahin.

Por su parte, el legislador socialista Daniel Melo destacó el trabajo realizado por la mesa directiva del PS, partido que ha inscrito la mayor cantidad de militantes.

"Este es un logro de la directiva de la presidenta Isabel Allende. Además, cada parlamentario ha tenido su propia instancia para el refichaje y para invitar a nuevos integrantes a la colectividad y ese trabajo mancomunado ha tenido logros que están a la vista".

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.

Investigadores italianos idearon una versión no verbal de la prueba de Turing, con la cual descubrieron que un robot podía generar percepciones confusas en los humanos.