Sindicato alemán exige semana laboral de 28 horas

La medida estaría enfocada para quienes tengan hijos pequeños o deban cuidar de familiares.

Una semana laboral de 28 horas es una de las demandas del mayor sindicato de Alemania: IG Metall. La agrupación compuesta por trabajadores de la industria electro mecánica y que cuenta con cerca de 3,9 millones de afiliados, busca reducir en ocho horas la semana laboral, de las 35 horas legales fijadas hace dos décadas. Esto se enmarca en una huelga que comenzó el lunes en los estados alemanes de Baviera y Renania y que afecta a importantes empresas del sector automotriz como Volkswagen y Porsche.

“Los horarios de trabajo deben ser pensados de nuevo, necesitamos horarios que sean realmente compatibles con la vida”, declaró el presidente de IG Metall, Jörg Hoffman.

En principio, la fórmula que proponen sería válida solo por dos años consecutivos, con la posibilidad garantizada de poder volver a la trabajar el tiempo completo de 35 horas semanales. Según el sindicato, la medida está enfocada en aquellos trabajadores que lo hacen por turnos, para padres de niños pequeños y personas que tengan que cuidar a algún pariente. A estas personas se les entregaría un subsidio $200 euros al mes. “Queremos que los empleadores reconozcan que los roles de género tradicionales en las familias modernas están cambiando”, dijo un vocero del sindicato.

Sin embargo, las empresas rechazaron la medida. “No podemos satisfacer las demandas de aumentos salariales compensatorios”, dijo el director de la compañía Gesamtmetall, Oliver Zander, durante una entrevista con el periódico alemán Die Welt. “En un momento en el que escasea el personal cualificado, sería una locura incentivar que se reduzca un volumen de trabajo urgentemente necesario”, añadió.

De todas formas, el sindicato no está dispuesto a transar este punto. “Si no vemos voluntad de siquiera discutir el asunto, la situación escalará”, señaló al diario alemán Handelsblatt, el jefe del sindicato en Baden-Wuerttemberg, Roman Zitzelsberger.

La Unión Europea fija un máximo de 48 horas semanales, sin embargo, son varios los países que han reducido considerablemente ese número. Francia y Alemania cuentan con 35 horas semanales, España, Italia y Bélgica con 40 horas.

El sindicato, además, reclama un aumento salarial de un 6%. La ronda negociadora para revisar sus demandas tendrá lugar hoy.

Seguir leyendo