Sociólogo y analista político brasileño: "Hay una hostilidad contra el gobierno de Dilma nunca vista en Brasil"

Este cientista político considera que la Presidenta enfrenta un panorama sumamente complejo debido al escándalo de corrupción de Petrobras, sumada a la recesión y una crisis de confianza.


Dilma Rousseff fue reelecta en octubre con el 51,6% y comenzó su segundo mandato hace poco más de dos meses. Pero en este breve período, la Presidenta brasileña enfrenta una creciente crisis en medio del escándalo de corrupción de Petrobras, que ahora supuestamente involucra a 47 políticos, prácticamente todos del oficialismo. Además, las medidas económicas para "apretar el cinturón" han generado divisiones incluso al interior del Partido de los Trabajadores (PT), mientras que la oposición está haciendo sonar las cacerolas.

En medio de este clima, el gobierno enfrentará hoy una jornada de protestas en diversas ciudades de Brasil, en demanda de un juicio político contra Rousseff. En esta entrevista con La Tercera, el analista político y sociólogo brasileño Bolívar Lamounier, director de la consultora Augurium de Sao Paulo, desmenuza el complejo escenario en su país, de pronóstico incierto.

Dilma Rousseff acaba de asumir su segundo mandato ¿Qué ha ocurrido en Brasil?

Imagínese un árbol con raíces profundas y un rico matorral. La raíz es el proyecto de poder a largo plazo de Lula y su partido, el PT. En las ramas, numerosas y diferentes, cabe la expresión "el fin justifica los medios". Entre los medios utilizados, existe la degradación de la vida política del país en todos los niveles y niveles institucionales. El 'lulopetismo' no es tan virulento como el 'chavismo-madurismo' y el 'peronismo-kirschnerismo', debido a que el marco democrático de Brasil impone una restricción, pero se encuentra con un pie dentro y otro fuera de la democracia, de eso no hay duda. Dilma y Lula se embarcaron en la aventura de la re-elección de ella en 2014, en una situación mucho más difícil.

¿Pero cómo se explica la crisis?

1) Por el asalto concertado a Petrobras - la compañía más grande en el país, un símbolo de la identidad nacional, con sucursales en los sectores más importantes de la economía, para financiar la campaña de Dilma Rousseff, y los candidatos de los diferentes partidos que conforman su base en el Congreso; 2) la recesión y la inflación agravada, no hace falta decir, por la caída de Petrobras; 3) el ajuste fiscal impuesto a un estratosférico costo social, por supuesto, dada la ruptura total de su gobierno con la legitimidad.

¿Entonces el escándalo de Petrobras es el principal motor de la crisis?

El panorama general es complejo, pero la situación de Petrobras fue sin duda el factor que se hizo dramático. Y también el factor que estableció una relación directa entre la virtual ruptura de Petrobras y la acción política de Rousseff.

La pérdida de respaldo en el Congreso es un fuerte revés para Rousseff porque perjudica la implementación del plan de ajuste fiscal ¿La investigación contra políticos, entre estos altos dirigentes del Pmdb, podría dañar aún más el apoyo que tiene Dilma en el Legislativo?

Sin duda. Los daños provocados por la investigación ya se ven de manera clara.

En Brasil hay una creciente ruptura y crisis de confianza entre la Presidenta Rousseff y su electorado ¿Cómo lo analiza usted?

En estricto rigor, nunca hubo confianza respecto de Dilma. En 2010, el 99% de los votos que sacó los obtuvo gracias a Lula. Tanto así que los estrategas de su campaña la mantuvieron en silencio. En ese momento, Lula, además de la popularidad de la que goza en los estratos sociales más pobres, se benefició directamente de las altas tasas de crecimiento por la exportación de productos, especialmente a China. Hoy, como todos saben, Dilma tiene en su contra todos los factores que antes hubo a favor de ella. La economía está paralizada, hay una alta inflación y hostilidad popular contra el gobierno a un nivel nunca visto en Brasil.

¿Es posible un juicio político contra Dilma o aquello es una posibilidad muy remota?

El juicio político (impeachment) parece poco probable. Es un pedido importante en las manifestaciones callejeras, pero no es la línea política de los partidos de la oposición. Estos se dan cuenta de que una campaña en este sentido es lo que más le conviene a Lula. Para él sería una manera muy fácil de plantearse de nuevo como el gran líder nacional, defensor de la democracia y la Constitución.

¿Ha tenido algún acierto Rousseff en su segundo período presidencial?

Su acierto fue el ajuste fiscal abierto que ellos mismos negaron antes, y sobre el cual mintió durante toda la campaña electoral, nombrando a Joaquim Levy, economista de perfil liberal al Ministerio de Hacienda.

¿Qué tan profunda son las divisiones al interior del PT y qué rol está jugado Lula?

Los sindicatos aliados del PT, el Movimiento de los Sin Tierra" (MST) y la Unión de Estudiantes, están claramente presionando contra el ajuste fiscal. Supuestamente apoyan a un gobierno "popular", pero también han criticado la línea que ha adoptado ahora el gobierno de Rousseff. Ya se ve que Lula podría surgir entre bastidores. Si Lula apoya públicamente estos ataques al ajuste fiscal, será el fin del gobierno de Dilma; si hace lo contrario, es decir si muestra su apoyo, provocará divisiones probablemente irreversibles en su base política.

Comenta