Tres bomberos que participaron en labores de rescate el 11-S mueren de cáncer el mismo día

El teniente Howard Bischoff, de 58 años, y los bomberos Robert Leaver, de 56, y Daniel Heglund, de 58, fallecieron el lunes con pocas horas de diferencia.




Tres bomberos retirados que trabajaron en las torres derribadas en Nueva York cuando los atentados del 11 de septiembre de 2001 fallecieron el mismo dí­a de cáncer, una enfermedad que muchos temen está relacionada con el polvo tóxico emitido cuando cayeron las torres del World Trade Center, dijeron funcionarios.

El teniente Howard Bischoff, de 58 años, y los bomberos Robert Leaver, de 56, y Daniel Heglund, de 58, fallecieron el lunes con pocas horas de diferencia.

Los fallecimientos son "un doloroso recordatorio de que 13 años después seguimos pagando un precio terrible por los heroicos esfuerzos de los bomberos", dijo el comisionado de bomberos, Daniel Nigro, en un comunicado.

A miles de personas que ayudaron en las labores de rescate y recuperación les diagnosticaron enfermedades respiratorias y otros problemas de salud en los años que siguieron a los atentados. Pero el cáncer sigue siendo el mayor temor de los expuestos al polvo del lugar.

Cientos de rescatistas han padecido de cáncer en los 13 años transcurridos de los atentados, pero médicos e investigadores no están seguros de que haya un ví­nculo entre esas enfermedades y el 11 de septiembre. El cáncer es la principal causa de muerte en Estados Unidos para las personas de entre 45 a 65 años, lo que dificulta identificar cuáles muertes pudieran estar vinculadas. La mayorí­a de los estudios médicos no han hallado pruebas de un aumento significativo en la tasa de incidencia de cáncer, aunque los investigadores han descubierto algunas tendencias preocupantes.

El Congreso ha asignado 2.780 millones de dólares para compensar a las personas con enfermedades relacionadas con los ataques. Los administradores del fondo de compensación han incluido la mayorí­a de los tipos de cáncer en la lista de males que cumplen los requisitos para que las ví­ctimas reciban compensación.

"Ese dí­a, cuando los socorristas llegaron, el aire era tóxico, y fue tóxico por muchos meses después", dijo James Lemonda, presidente del sindicato Uniformed Fire Officers Association.

El Departamento de Bomberos de Nueva York perdió a 343 bomberos el 11 de Septiembre de 2001. El departamento tiene un monumento conmemorativo para otros 89 bomberos que se presume murieron por enfermedades relacionadas con ese dí­a. Ese conteo no incluye aún a Bischoff, Leaver o Heglund.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.

El estrés puede generar efectos negativos en el organismo como envejecimiento prematuro y enfermedades crónicas, fomentando una mala calidad de vida.