UAI refuta estudio de la CNC sobre mercado de cigarrillos

cigarro, tabaco

Estudio asegura que mercado ilícito alcanza un 10,9% y no 24% como estimó el gremio. Académico de la UAI dice que cifras del Comercio no son ciertas.




Casi el 11% de los fumadores del Gran Santiago consume cigarrillos de procedencia ilegal, dice el Estudio sobre hábitos de consumo de cigarrillos en el Gran Santiago, desarrollado por la Escuela de Negocios de la Universidad Adolfo Ibáñez (UAI).

"La prevalencia estimada de cigarrillos de procedencia ilícita en el Gran Santiago durante el tercer trimestre del 2017 es de 10,9% del total de cigarros consumidos, cifra que contrasta con el 24% estimada por el Observatorio del Comercio Ilícito, por la Cámara Nacional de Comercio y por British American Tobacco", indicó en sus conclusiones el análisis que fue financiado por la American Cancer Society y por el programa de Liderazgo en el control del tabaco de la Bloomberg School of Public Health de la Johns Hopkins University.

El informe de la UAI, que para el académico de la casa de estudios, Guillermo Paraje, desestima varias de las conclusiones del Comercio (ver entrevista), consideró a 810 fumadores, de entre 13 y 88 años, cuyas respuestas fueron procesadas por el Centro de Microdatos de la Universidad de Chile. Según sus conclusiones, se determinó que el porcentaje de fumadores que más consume cigarrillos de este tipo es más alto en hombres que en mujeres (12,9% versus 8,9%). Asimismo, dio cuenta que son las personas mayores de 60 años, seguidos por los de menor edad (entre 13 y 17 años), quienes más acuden a los cigarrillos ilícitos. "Quienes consumían marcas de contrabando reportaron consumir una mayor cantidad de cigarrillos diarios que quienes se encontraban consumiendo cigarrillos legales", apuntó.

De igual modo, resaltó que si se hace un análisis por nivel educativo, sólo el 24,6% de los que consumen marcas de contrabando tiene algún estudio universitario y que más del 35% no terminó la educación primaria, ni la media o no tiene estudios. Además, precisó que al considerar la situación laboral de los encuestados, se desprendió que sólo el 8,3% de quienes están empleados fumaban cigarrillos de contrabando, lejos del 20,4% y del 18,6% de los desempleados y desocupados, respectivamente, que sí lo hacía.

Por todo lo anterior, atribuyó el consumo a grupos de menores ingresos.

En cuanto a los precios de los cigarrillos con procedencia ilícita, el informe expuso que en promedio cuestan menos de la mitad que los legales ($ 61,19 versus $ 160,11), con un rango que va de $ 49,5 a $ 160 por cigarrillo . Esto en contraste con los cigarrillos legales, que presentaron precios cuyos rangos van de $ 95 a $ 400.

[caption id="attachment_884828" align="aligncenter" width="840"]

LT25 cigarros

LT25 cigarros[/caption]

Comenta