Watergate: Los protagonistas después del escándalo

Carreras en la política, varios libros publicados y, en muchos casos, períodos en la cárcel, marcaron la vida de los personajes principales de uno de los casos más emblemáticos en torno a la Casa Blanca.




Hoy se cumplen 40 años desde el estallido del caso Watergate, uno de los más emblemáticos de la política estadounidense, que derivó en la dimisión del Presidente Richard Nixon, luego que se descubriera su participación en un caso de escuchas ilegales en oficinas de sus opositores, ad portas de unas nuevas elecciones.

Pero no sólo la vida del entonces mandatario se vio modificada por el escándalo, sino que los otros implicados también vieron cómo sus destinos fueron afectados por Watergate.

LOS PERIODISTAS
Bob Woodward
: Uno de los periodistas del diario The Washignton Post que lograron desenredar la red tras Watergate, que terminó apuntando a la Casa Blanca y Nixon.

Se ha dedicado a escribir libros políticos, no sólo sobre Watergate, sino que además sobre la administración de Bush, o incluso de la cultura popular, enfocándose en el comediante John Belushi.

Carl Bernstein: Pese a haber compartido el Pulitzer en 1973 con Woodward, Bernstein vive en constante cambio entre el mundo de la política y el de la música. En el Wshington Post fue comentarista de rock y, además de escribir una variedad de libros políticos, centrados en el Papa Juan Pablo II, Hilary Clinton y la era McCarthy, ha escrito en revistas como Vanity Fair, Time y Rolling Stone.

EL PRESIDENTE
Tras su dimisión en 1974, Richard Nixon se retiró en su propiedad La Casa Pacífica en California, pero a fines de ese mismo año comenzó a planificar su regreso al mundo político, pese a lo impopular que era entre los estadounidenses.

En 1976 visitó China tras la invitación del mismo Mao, y se reunió con el primer ministro australiano, y dos años después con Margaret Thatcher en Reino Unido.

Además de la diplomacia, Nixon se dedicó a escribir sus memorias además de otros nueve libros, que publicó en sus años de retiro. Siguió viajando por el mundo, dando charlas y presentando sus trabajos, y aprovechando también de reunirse con políticos internacionales.

Nixon murió en 1994, tras sufrir un infarto en su residencia en Nueva Jersey.

GARGANTA PROFUNDA
Una de las fuentes en off más famosas del mundo, la edición del 31 de mayo de 2005 de Vanity Fair confirmó que su verdadero nombre era Mark Felt. Fue el encargado de entregar a Woodward y Bernstein la información que les permitió hacer el nexo entre el caso Watergate y el presidente Nixon, lo que llevó a su eventual dimisión.

La revelación, que gatilló una serie de publicaciones y apariciones, generó distintas reacciones. Mientras que por un lado, se le catalogó como un héroe, los más conservadores lo llamaron traidor, por haber violado su código como efectivo del FBI al momento de filtrar la información.

Sólo tres años después de la revelación de su identidad, Felt, más conocido como Garganta Profunda, murió mientras dormía en su casa.

"EL MAESTRO MANIPULADOR"
John Dean
es el abogado que sirvió como Consejero para la Casa Blanca durante la administración de Richard Nixon. Recibió el seudónimo "maestro manipulador del encubrimiento" por parte del FBI, durante la investigación del caso Watergate.

Pasó un breve periodo tras las rejas, en Baltimore, luego de haberse declarado culpable de un crimen menor, a cambio de servir como testigo para la investigación. Su conflicto con Nixon se debió a que comenzó a sentirse como el chivo expiatorio del gobierno, hasta que finalmente, el entonces presidente lo despidió, en

El autoproclamado Independiente, que ahora tiene 73 años, se ha dedicado a publicar libros y columnas, y a comentar y criticar el escenario político de su país.

"EL MURO DE BERLIN"
H.R. Haldman y John Ehrlichman
fueron parte del staff y del círculo más cercano de Nixon. Eran conocidos como "El muro de Berlín" por sus apellidos alemanes, y porque eran conocidos por la intensa protección que entregaban al presidente. Pero tras unas declaraciones de John Dean, Nixon los citó a una emotiva reunión, en la que les pidió que renunciaran.

A causa de su implicancia en Watergate, Haldman estuvo 18 meses en prisión, tras lo cual se convirtió en un exitoso hombre en el negocio hotelero y de bienes raíces. Murió en 1993, luego que se negara a ser tratado por cáncer estomacal, a causa de su religión.

Ehrlichman, en tanto, fue a la cárcel por los cargos de conspiración, obstrucción de la justicia y perjurio, y también estuvo tras las rejas por 18 meses. Una vez libre, se dedicó a la publicación de libros, al arte y a los comentarios políticos. Murió en 1999, tras dejar de someterse a diálisis para tratar su diabetes.

Junto con Haldman y Ehrilchman, y por los mismos cargos, fue condenado John N. Mitchell, quien habría participado en las reuniones en las que se planeó el ingreso ilegal a las oficinas del partido Demócrata en Watergate. Pasó 19 meses en prisión, y en 1988 murió a causa de un ataque al corazón.

EL HACHA DE NIXON
Charles Colson
fue el consejero especial de Nixon durante su administración, fue uno de los señalados como implicados en el escándalo de Watergate, y fue juzgado por el cargo de obstrucción a la justicia y pasó siete meses en prisión.

En la cárcel, se dedicó a aprender sobre el cristianismo, y se convirtió en uno de los líderes del movimiento tras las rejas, lo que continuó una vez en libertad.

Fue premiado por George W. Bush con la medalla al Ciudadano Presidencial en 2008. Murió en abril de este año, tras una cirugía con la que se intentó remover un coagulo de su cerebro.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.

Arqueólogos encontraron los restos que corresponderían a Ankhesenamun, esposa de Tutankamón, y su madre Nefertiti, la legendaria faraona que gobernó Egipto hace 5.500 años.