25 años de la OMC

exportaciones



En enero de este año la Organización Mundial del Comercio (OMC) cumplió 25 años desde su establecimiento. La importancia de este hito está dada porque por primera vez el mundo tenía una institución multilateral con reglas comerciales vinculantes para sus miembros. Además, la OMC se convertía en un foro permanente de negociación, y se establecía un sistema de solución de diferencias para que sus miembros resolvieran sus disputas comerciales en conformidad con reglas adoptadas.

La OMC proporcionó por muchos años mayor certidumbre a los mercados globales, mayor apertura comercial para bienes y servicios, y mayores niveles de transparencia en la implementación de medidas comerciales. Su representatividad también se incrementó, alcanzando un total de 164 miembros, los que representan el 98% del comercio global, generando un cambio sustancial en las relaciones económicas internacionales.

Actualmente la OMC vive una de sus crisis más profundas. El cuestionamiento a su sistema de solución de diferencias, particularmente al Órgano de Apelación, ha llevado a que éste haya dejado de operar desde diciembre pasado. Los miembros no hemos podido alcanzar un acuerdo que permita el nombramiento de los nuevos integrantes de dicho Órgano, paralizando de esta manera la segunda y última instancia del sistema de solución de diferencias de la OMC.

Sabemos que la gobernanza internacional presenta un sinnúmero de desafíos, y ciertamente la OMC no está ajena a ello. En un ambiente de guerra comercial, y ante el aumento de medidas proteccionistas por parte de algunas potencias comerciales, resulta más necesario que nunca el fortalecimiento y modernización del sistema multilateral de comercio. Por otra parte, la política comercial impulsada individualmente por los países, por muy exitosa que  sea, no sustituye al multilateralismo, sino que lo complementa.

El diálogo y la búsqueda pragmática de consensos son necesarios para poder avanzar en aquellos acuerdos tan anhelados, particularmente en áreas como comercio electrónico, facilitación de inversiones y subsidios a la pesca Con ese espíritu, Chile ha articulado su visión junto a otros miembros con miras a obtener avances concretos en el proceso de modernización de la OMC, puesto que contar con reglas claras entrega mayor certidumbre y previsibilidad, particularmente a aquellos países pequeños abiertos al mundo como es el nuestro.

La OMC enfrenta importantes desafíos que marcarán los próximos pasos del comercio internacional. Requerimos de voluntad política al más alto nivel para llevar adelante tales desafíos. La próxima Conferencia Ministerial de la OMC, a realizarse en junio de este año, será la oportunidad que tendremos todos sus miembros de mostrar avances. Durante la reunión del Foro Económico Mundial en Davos, se ha destacado la necesidad de aprovechar esta Conferencia Ministerial y adoptar las decisiones que nos permitan seguir construyendo un sistema multilateral de comercio más justo, más transparente, sin discriminaciones y basado en reglas que sean respetadas por todos sus miembros. En resumen, un sistema que contribuya a alcanzar un mayor bienestar para toda la población.

Comenta

Imperdibles