A 10 años del 27F

Esta es la sala de alerta temprana del nuevo edificio de la Onemi, en Santiago.


SEÑOR DIRECTOR

Estamos recordando 10 años desde el fatídico 27F, y aunque en el colectivo nacional se identificó a autoridades y organismos responsables del impacto de la catástrofe, entre ellos, Onemi, el Departamento de Sismología de la Facultad de Ciencias e Ingeniería de la U. de Chile, hoy Centro Sismológico Nacional (CSN), que funcionaba en horarios de oficina, y, por su puesto, el SHOA; hoy sabemos que son muchos más los organismos públicos y privados que tienen responsabilidades sobre la gestión del riesgo de desastres en Chile, como se señala en el Plan Nacional de Emergencia, publicado en el Diario Oficial el 04 de agosto de 2017.

Tras 10 años, podríamos decir casi con certeza que la principal falla en esa catástrofe fue el Sistema Nacional de Protección Civil (SNPC): Onemi no tenía capacidad para cubrir todo el territorio con un sistema de comunicaciones y de alerta temprana. Hoy es diferente: cuenta con una red de comunicaciones robusta sobre la base del sistema de comunicaciones del Ejército (SICOE); con un centro de alerta temprana conectado con el CSN y el SHOA/SNAM, y la realización de ejercicios diarios y simulacros periódicos con la población civil.

Los grandes desastres posteriores al 27F han demostrado que el SNPC está funcionado y bien. Pero cabe hacerse la siguiente pregunta: ¿Cuánto más eficaz y eficiente podría ser el SNPC y Onemi, considerando que, a la fecha, el marco legal no ha sufrido cambios y que el proyecto de ley que busca transformar a Onemi en un servicio nacional de gestión de riesgo, desde el año 2011, aún está en trámite en el Congreso y no es una prioridad nacional?


Bernardo Castro Salas

Coronel de Ejército

Ex jefe de gabinete de Onemi

Comenta

Imperdibles