A dos años del 25/O

La multitudinaria marcha del viernes 25 de octubre vista desde el aire.




SEÑOR DIRECTOR

Hace exactamente dos años surgió la frase “No son 30 pesos, son 30 años”. Un eslogan que ha provocado dos reacciones totalmente opuestas. Mientras la izquierda abraza la crítica sin mayor reflexión -olvidando que ellos fueron partícipes de esas décadas-, una parte de la derecha reivindica ese período como si estuviera exento de desgracias.

Sin embargo, la verdad es que los últimos 30 años no fueron ni el infierno ni el paraíso. Al mismo tiempo que Chile sacó a miles de personas de la pobreza y aumentó el acceso a la educación y salud, también agravó la segregación social, disminuyó la tasa de natalidad y el número de hijos nacidos en el matrimonio. El Estado avanzó en probidad y transparencia, pero también se destapó la impúdica relación entre la política y el dinero. Muchos jóvenes entraron a la universidad, pero otros tantos han sido víctimas de la renuncia del Estado a ejercer su soberanía en los barrios que hoy son administrados por el narcotráfico.

Lo anterior es importante porque las lecturas acríticas de la izquierda y de una parte de la derecha impiden mirar hacia adelante. A dos años del inicio de la crisis social, urge tener una lectura común sobre la historia reciente, pues solo así ofreceremos un futuro medianamente razonable para heredar a las futuras generaciones.

Pablo Valderrama

Director ejecutivo de IdeaPaís

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.