Acusación constitucional



SEÑOR DIRECTOR

Se insiste nuevamente en una acusación constitucional contra el exministro Jaime Mañalich. El país ha sido testigo de su actuación profesional durante sus distintos períodos, más largos que cualquier otro ministro de Salud.

Me correspondió trabajar directamente con él y me consta su gran profesionalismo y espíritu de trabajo. A veces, como es lógico, tuvimos diferencias profesionales en cómo resolver un determinado tema, pero siempre supo escuchar y tomar la mejor decisión. Por cierto, la prioridad la tenía la salud de las personas. En Chile nos cuesta entender que cuando las cosas se plantean en forma clara y directa se hace todo más fácil. Requiere, en todo caso, de buena fe y no buscar fines particulares.

Tenemos excelentes profesionales de la salud, pero carecemos de buenos gestores. Jaime Mañalich reúne las dos condiciones. En medio de la complicada labor del sector, le correspondió además la mayor crisis de salud del mundo y tuvo una capacidad de anticipación que debemos agradecer.

Debió responder a todo tipo de inquietudes, de diferentes personas y algunas muy incisivas. Fue, sin dudas, la persona adecuada para abordar esta crisis y, con altura de miras, decidió dar un paso al costado para dar inicio a una nueva etapa con el actual ministro Paris, demostrando que tenía razón.

Cada vez que Chile lo está haciendo bien, nosotros mismos nos disparamos al pie. Los que hemos vivido un poco sabemos que hay caminos que no conducen a nada. Tenemos una oportunidad, todos los chilenos, de salir fortalecidos. Estoy seguro que la mayoría, de cualquier pensamiento, anhela un país unido, en paz, para resolver nuestros problemas prioritarios. El país lo requiere urgentemente, no sigamos con acusaciones ni discusiones estériles

Mikel Uriarte

Ex director de Fonasa

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.