Anticipos en rentas vitalicias



Por Roberto Muñoz, socio de Seguros KPMG

Todos los chilenos deberíamos estar muy preocupados por el avance del proyecto que permite a los pensionados de rentas vitalicias solicitar adelantos. Amenaza no solo la solvencia y continuidad de negocios de las compañías de seguros, sino que impactaría gravemente al mercado de capitales y al sistema financiero, afectando a los chilenos en múltiples áreas y actividades.

Como es un asunto técnico, se ha debatido poco al respecto. Lo cierto es que las consecuencias de la gran pérdida patrimonial de las compañías de seguros de vida y los efectos que eso tendría sobre su solvencia y liquidez, amenazaría no solo el pago de pensiones a más de 650.000 pensionados hombres y mujeres a través de este sistema, sino también, comprometería otros productos de seguros de vida, como las pólizas colectivas de salud vigentes de más de 7 millones de trabajadores, seguros de invalidez y sobrevivencia de todos los trabajadores cotizantes, seguros de desgravamen contratados por ejemplo en créditos hipotecarios, que podrían quedar impagas y sin cobertura futura, entre otros.

El pago del anticipo impondría a las compañías la necesidad de liquidar una gran cantidad de instrumentos financieros invertidos en el país e internacionalmente, que actualmente mantienen para cubrir las obligaciones contraídas en el largo plazo, lo que implicará grandes pérdidas financieras no solo para las compañías de seguros, sino también en todo el mercado financiero, afectando por ejemplo la valorización de los fondos de pensiones de las AFP que mantienen 11.255.215 de afiliados al sistema; el creciente aumento en la inflación y en las tasas de interés.

No menor es la pérdida de credibilidad y reputación del país, que generará sin duda sendas demandas nacionales e internacionales por el incumplimiento de los contratos a las que se verán expuestos los pensionados, reguladores, legisladores, y el país, redundando en grandes pérdidas de económicas, decrecimiento, pérdida de reputación afectando la clasificación de riesgo del país, menos ingresos y oportunidades para todos.

En definitiva, esta medida solo nos generaría un gran retroceso económico y más pobreza, con mayor alcance en las personas y familias de clase media y de menores ingresos.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.