Anuncio de gabinete y seguridad pública



SEÑOR DIRECTOR

La composición del gabinete del presidente electo es una demostración más de su olfato político y destreza para transformar su convicción en un relato. Es indiscutible la perspicacia y lucidez para construir un elenco que le debiese entregar una amplia base de representación más allá de Apruebo Dignidad, lo que parece fundamental para relacionarse con el futuro Congreso. Gabriel Boric sabe que tiene que construir confianzas y moderar expectativas.

Por esto, es crucial la tarea de jefe de gabinete que enfrentará la futura ministra del Interior, Izkia Siches, no solo para ordenar a los ministros hacia un horizonte común, sino que para darles distintas velocidades a las transformaciones. Desde ese rol conductor, podremos ver algunas luces de lo que significaría este puesto en la nueva institucionalidad que se discute en la Convención Constitucional.

Y por lo mismo, como se prioriza su papel político por sobre el rol vinculado al orden público, la agenda de seguridad es la mayor incógnita. Entendemos que llevar adelante esta tarea requiere, muchas veces, el uso de la fuerza. Con todos los sinsabores y riesgos para su capital político, la futura ministra Siches tendrá que enfrentar la demanda ciudadana por mayor seguridad colaborando con las policías y los fiscales. Pronto se despejarán las dudas, porque que no es lo mismo predicar que dar trigo.

El presidente electo ha puesto sobre la mesa a sus más cercanos aliados y mejores cartas, para enfrentar un panorama político y social incierto, arriesgando el proyecto político y los liderazgos de la renovación de la izquierda en nuestro país. Si bien era algo esperable, su círculo político más estrecho queda expuesto para enfrentar las crisis de todo gobierno. Qué coraje.

Consuelo Alvial

Directora Ejecutiva Instituto Libertad

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.