Bello e indultos



SEÑOR DIRECTOR

El proyecto de los senadores Muñoz, Provoste, Allende, Latorre y Navarro, para indultar a personas privadas de libertad o condenadas por delitos contra el orden público ocurridos en el marco del 18/O, es una muestra más del escaso compromiso de estos parlamentarios con el orden público y la convivencia nacional. A través de este proyecto, se justifica la violencia como método de acción política y la impunidad como respuesta colectiva a este fenómeno.

El proyecto es una clara intromisión e invasión del Poder Legislativo en las esferas de competencia del Poder Judicial, como es administrar y aplicar justicia. No cabe duda de que la intervención legislativa en la administración de justicia tiene serios reparos e inconvenientes.

Andrés Bello, como ferviente partidario y promotor de la independencia del Poder Judicial, nos recuerda algunos de ellos: “se prolongarían las causas; el Congreso se convertiría en un tribunal de apelación: se multiplicarían sus atenciones con detrimento del servicio público; y se echaría por tierra la independencia constitucional de los juzgados. No hay para qué detenernos en manifestar la incompatibilidad de las funciones judiciales con las legislativas y con la organización de un Congreso”.

En suma, este proyecto nos recuerda la necesidad de limitar el otorgamiento de indultos generales en la nueva Constitución.

Francisco Orrego B.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.