Bienes esenciales



SEÑOR DIRECTOR

Hace un par de días, el matinal de un canal de televisión dio a conocer la conmovedora historia de una emprendedora que producto de la pandemia y las diferentes medidas sanitarias anunciadas por el gobierno debió cerrar el local de comida rápida con que sustenta a su familia. Dada esta situación, cuenta, no le quedó otra opción que dedicarse a la venta de ropa a la cola de una feria libre. Como ella, son millones los puestos de trabajo perdidos y que aún no se pueden recuperar.

El caso de esta persona refleja muy bien la lamentable situación que viven miles de emprendedores y pequeños comerciantes que, adhiriendo a todas las disposiciones sanitarias dispuestas por la autoridad, hoy se ven imposibilitados de operar frente a un confuso y poco concluyente listado de ejemplos (y etcéteras) de bienes esenciales. Por el otro lado, está el paso natural a la informalidad. La esencialidad de los bienes es subjetiva a la necesidad de quien los requiere y en tal sentido, cuando el comercio establecido deja de operar, las personas saldrán a resolver sus necesidades en una informalidad que poco y nada sabe de medidas para proteger a sus clientes del Covid-19.

Peter Hill

Presidente

Cámara de Comercio de Santiago

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.