Su opinión importa | Envíe sus cartas y comentarios sobre actualidad a correo@latercera.cl Ver condiciones, y sus objeciones al contenido o cobertura del diario a lector@latercera.com

Opinión

Bolsonaro, un nuevo síntoma


SEÑOR DIRECTOR
Los mensajes llegan desde todo el mundo. Millones de ciudadanos se están inclinando por gobiernos autoritarios con mensajes violentos, xenófobos, homofóbicos, racistas y machistas.
La concepción tradicional de soberanía que se creía superada, la construcción de muros y el rechazo a lo diferente va ganando terreno. La discusión entre globalistas y nativistas, entre liberales e iliberales, entre el interés nacional versus el global, se va imponiendo a los tradicionales debates de derecha e izquierda.
Votantes de izquierda sin complejos optan hoy por soluciones radicales de derecha. Los partidos tradicionales pierden terreno de elección en elección. Salvo excepciones como los socialistas en Portugal, sus electores los abandonan. En Europa es claro si observamos lo que ha ocurrido en Alemania, Italia, Suecia, o con el Brexit. La arremetida de Trump en el Partido Republicano y luego en la presidencial de 2016 son parte de estos síntomas. Bolsonaro vino a reflejar que estos cambios también están presentes en América Latina. El apoyo a Putin, Erdogan y Duterte, son otro ejemplo.
Del lado de liberales, Macron y Trudeau han levantado un discurso globalista. Sin embargo, ambos han tenido en lo interno fuertes reveses a los que hacer frente.
Pensar que Trump, Bolsonaro, Duterte o Putin son la enfermedad es ignorar que más bien son los síntomas de una sociedad en mutación, hastiada por diferentes causas.
Solo atribuir el fenómeno a la corrupción es olvidar que en Suecia, Finlandia o Países Bajos los partidos de ultraderecha también están al alza.
El análisis debe ser más agudo. Los partidos tradicionales tienen responsabilidad y deben reflexionar sobre su comportamiento. En el terreno de las ideas se necesitan intelectuales que nos orienten. En lo político, líderes valientes que nos conduzcan. ¿Existen? Espero que sí. La Historia muestra que cuando están ausentes, los peligros aumentan. Para todos.

Paulina Astroza
Profesora de Derecho Internacional de la Universidad de Concepción

Seguir leyendo