Su opinión importa | Envíe sus cartas y comentarios sobre actualidad a correo@latercera.cl Ver condiciones, y sus objeciones al contenido o cobertura del diario a lector@latercera.com

Opinión

Catástrofes y centralismo


SEÑOR DIRECTOR

Lo que vive el Norte Grande, refleja como el Estado históricamente ha sustentado su modelo de administración, haciendo invisible las necesidades que guardan las denominadas “zonas extremas”.

Hace tan solo un par de semanas, el Presidente Sebastián Piñera inauguró la línea 3 del Metro en Santiago, inversión que demandó US $ 1.722 millones, potenciando un medio de transporte masivo y moderno.

Esta obra, representa un avance para el país, pero como contracara, nuevamente el Norte Grande, ha visto con dolor y tragedia, como las lluvias estivales, que tradicionalmente afectan a nuestro territorio durante esta época, ha desbordado ríos, llevado vidas e incomunicado a gran parte de los poblados de tres regiones.

Los efectos de este frente son previsibles, desbordándose los ríos cada año en los mismos lugares, al igual que las carreteras y pasos, sin que hasta ahora seamos capaces de articular obras de infraestructura y prevención, para así impedir la pérdida de vidas y evitar más aún el aislamiento, que a diario debemos vivir de Chile.

Más singular resulta que este desamparo se da precisamente en aquellos territorios que durante los últimos dos siglos, han sido un soporte de la economía nacional.

El Estado hoy piensa en el Norte Grande como un espacio periférico, carente de vida y con un interés meramente extractivista, aplicando acciones a “control remoto”, sin incorporar voces y visiones de los actores locales.

La descentralización parece una quimera, ya que mientras somos testigos del anuncio de nuevas líneas de metro para Santiago, vemos que los recursos explotados en nuestro territorio, migran hacia las grandes urbes.

Es de esperar que la visita del Presidente Sebastián Piñera tenga un plan de inversiones para el postergado Norte Grande, para que así logremos evitr estas catástrofes de magnitud, que casi pasan desapercibidas en la capital.

Mauricio Soria Macchiavello
Alcalde de Iquique

Seguir leyendo