Clase política

Escena de julio pasado tras la aprobación del retiro del 10%: la diputada Pamela Jiles protagonizó un peculiar festejo ante la mirada (y grabación con su celular) del ministro Ignacio Briones.



SEÑOR DIRECTOR

Los sucesivos retiros de las AFP, la permanente amenaza de nuevas acusaciones constitucionales, y la imposibilidad de acuerdos básicos, son un síntoma de la preocupante estrategia de tierra arrasada que embriaga a nuestra clase política. Frente a un gobierno impotente, preso de su autorreferencia y que parece haber renunciado a gobernar, se impone el ansia ciega de desguazarlo.

Así, el triunfo es equivalente a destruir al enemigo, como si el fuego político solo fuera a quemar al adversario. Nada más lejos de la realidad: poco a poco se debilita el siempre precario espacio que permite la política, amenazando los cimientos del sistema democrático. De ahí que no sea solo el Presidente o el Congreso que están por los suelos. Es el poder mismo el que sepultan, una paleada a la vez, nuestras derechas e izquierdas.

Con el proceso constitucional en ciernes, se requerirá de una generosidad y deferencia política de la que carecemos hoy. Sin estas actitudes, es imposible cualquier reparación de la fractura de nuestro tejido social. La irresponsable actuación de los parlamentarios tendrá efectos profundos. No deja de ser irónico que ellos mismos derrumben las bases que los mantienen en pie.

Rodrigo Pérez de Arce

Investigador IES

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.