Columna de Andrés Waissbluth: El día del cine chileno



El día del cine chileno fue instaurado en 1984 por técnicos y autores cinematográficos en memoria de nuestros colegas Carmen Bueno y Jorge Müller, detenidos y desaparecidos diez años antes. Desde esos tiempos hasta el presente podemos celebrar que el ejercicio de la profesión goza de creciente dinamismo y mucho mejores condiciones laborales y de producción. También podemos celebrar la vitalidad de nuevas propuestas cinematográficas, que son aplaudidas en sus presentaciones en diversos festivales del mundo como Proyecto Fantasma de Roberto Doveris, Notas para una Película de Ignacio Agüero o 1976 de Manuela Martelli.

Sin embargo, quedan muchas tareas pendientes. La principal, la casi nula relación entre el cine chileno y las audiencias de público local. Por un lado, las salas de cine se han convertido en reductos donde casi no cabe nada que no sea una película-espectáculo de alto presupuesto, con la capacidad financiera de hacer una campaña de marketing del costo equivalente a lo que cuesta la totalidad de una película chilena promedio. La realidad es que la presencia de las películas chilenas en las salas de cine es un mero saludo a la bandera. Por otra parte, la televisión abierta, en crisis permanente desde hace una década, no considera al cine chileno como parte de sus parrillas programáticas, tampoco vemos que canales de TV se hagan parte como coproductores en sus realizaciones, como sí ocurre en diversas partes del mundo.

De esta forma, el cine chileno se ha ido viendo arrinconado hacia algunos canales de cable y, sobre todo, a las plataformas de streaming, lo que sin duda es una opción valiosa y que tiene mucho potencial de desarrollo y futuro, sin embargo, no podemos obviar que es caro, de acceso solo para aquellos que pagan banda ancha y sobre eso, pagan la suscripción a una o más opciones de estas alternativas de pago. Destacable es el caso de www.riivi.com donde abunda cine chileno de forma gratuita, pero es aún muy desconocida para el gran público.

En mi opinión, es deber del Estado asegurar que el valioso patrimonio cinematográfico que año a año se produce en Chile y valora en el extranjero sea visto, consumido, apropiado por el gran público chileno. Para esto es valiosa la existencia de www.ondamedia.cl , plataforma del Estado donde se puede acceder a mucho cine chileno; sin embargo, poca gente sabe de su existencia a nivel nacional. Sin una importante inversión en visibilizar este canal a través de campañas de marketing, seguirá siendo visto por pequeñas porciones de público más informado.

Más importante aún, por ser el único medio de consumo cultural absolutamente gratuito para la totalidad del país, es incomprensible que en TVN, nuestro canal “público”, así entre comillas, brille el cine chileno por su ausencia. Ante el bombardeo de productos culturales extranjeros a los cuales están expuestos las audiencias, y las abismales diferencias presupuestarias para competir con conciertos, plataformas, eventos deportivos internacionales, un camino diferenciador, de alta calidad, y donde finalmente TVN se hace cargo de su misión sería hacer de TVN la gran pantalla del cine chileno. Ojalá el directorio del canal y el Estado de Chile, a través del Congreso y el gobierno, pongan el financiamiento y la prioridad política necesaria para permitir que el cine chileno sea motor central del desarrollo de la cultura e identidad Chilena. Ese es mi deseo en este aniversario del día chileno.

Por Andrés Waissbluth, Director Cine, Universidad del Desarrollo

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.

Fue encontrada tallada en la pared de un foso de 10 metros de ancho en la Ciudad Vieja de Jerusalén.