Columna de Juan José Obach: ¿Un plan de 250 mil millones?

escolares



Durante la discusión del Presupuesto 2023, que esta semana fue despachado a ley por el Congreso, el Ministro de Educación afirmó en diversas ocasiones que para el próximo año se cuenta con un plan de recuperación de aprendizajes y combate a la deserción escolar por un total de $250.000 millones. El monto y supuesto plan generan serias dudas que —por el bien de todos los estudiantes— es urgente esclarecer.

Primero, si el Ministro se refiere al Plan “Seamos Comunidad”, sería valioso que el Mineduc precisara en qué parte del Presupuesto 2023 se encuentra. Según nuestra revisión, dicho plan no se menciona en ninguna partida del Ministerio de Educación. Segundo, las tres partidas de educación que más crecen para el 2023 son: (i) subvenciones escolares, (ii) becas de alimentación y (iii) recursos para la educación superior. ¿Se encuentra aquí el plan de reactivación al que alude el Ministro? Tercero, el presupuesto de Educación aprobado no es sustancialmente distinto del que ingresó en septiembre, antes de que el Presidente Boric dijera que el terremoto educacional “pasa a ser una prioridad”. Cabe preguntarse entonces ¿dónde está lo nuevo?

La única parte del Presupuesto 2023 que hace mención explícita a un plan de recuperación educativa es la glosa Nº3 del programa de Fortalecimiento de la Educación Pública (Partida: 09, Capitulo: 17, Programa: 02). Esta glosa permite destinar hasta $9.567 millones a la creación de un Fondo para la Reactivación Educativa, pero dichos montos son exclusivos para escuelas públicas, cuya matricula representa apenas un 37% de la matricula total de estudiantes del país. Es decir, estos recursos alcanzarían, en promedio, a $8.400 pesos anuales por estudiante. Poco y nada con relación al verdadero terremoto educacional que enfrentamos.

Es tiempo de poner la pelota al piso, sincerar los montos destinados a la recuperación educativa y transparentar la existencia de un plan robusto e integral. Si no actuamos con urgencia —y con un plan y recursos a la altura del desafío— hipotecaremos el futuro de una generación completa. Como otros ya lo han manifestado, desde Horizontal nos ponemos a disposición de las autoridades para construir entre todos un plan que contenga, al menos, instrumentos de medición para tomar la temperatura de esta enfermedad; un catastro de los estudiantes más dañados, indicadores concretos de cierres de brecha y recursos a la altura del terremoto educacional que, afortunadamente, hoy todos reconocen.

Juan José Obach, Director ejecutivo Horizontal.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.

El estrés puede generar efectos negativos en el organismo como envejecimiento prematuro y enfermedades crónicas, fomentando una mala calidad de vida.