Cómo entender los Fondos Mutuos: el talón de Aquiles de la industria



Los fondos mutuos son por lejos la mejor alternativa para la gente común y corriente de acceder al mercado de capitales de forma segura, diversificada y transparente.

Segura, porque a diferencia de otros vehículos de inversión, los fondos mutuos están celosamente regulados en su accionar y por lo tanto, como industria podemos decir con orgullo que, de un fondo mutuo nunca se ha perdido la plata.

Diversificada también, porque como ningún otro instrumento, con una sola decisión de inversión, la persona queda expuesta a un portafolio de inversión amplio, de modo que situaciones extraordinariamente negativas que puedan afectar a una inversión, no impactan a la cartera completa. Hoy en día, no es difícil encontrar fondos mutuos que tienen sus dineros invertidos en miles o decenas de miles de empresas individuales.

Pero, así como se ha avanzado enormemente en seguridad para los ahorrantes y en la casi infinita capacidad para diversificar, estamos ciertamente aún al debe en la transparencia.

Entendiendo que el nivel de comprensión financiera de los chilenos está lejos de ser bueno, un 50% se califica con nota 4 o inferior en sus nociones de finanzas según una encuesta realizada por Focus AGF a principios de agosto, es fundamental simplificar la información que se entrega a los ahorrantes para que tomen decisiones informadas. Sin información fácil y clara, es muy difícil que exista verdadera transparencia.

Ilustro con un simple caso: En Chile existen más de 450 fondos mutuos. Si miramos sólo los fondos “balanceados”, por ejemplo, tenemos como industria una oferta de 107 fondos distintos. ¿Sabía usted que algunos de estos fondos cobran un TAC (Tasa Anual de Costo) máximo de 5,39% y otros apenas un 0,95%?

¿Por qué algunos son tanto más caros que otros si están básicamente invertidos en lo mismo? ¿Acaso se traduce ese mayor costo en mayor rentabilidad? ¿Cómo puede una persona comparar varios fondos de manera fácil para tomar una decisión informada? Todas estas son preguntas muy razonables, pero muy difíciles de averiguar en la práctica, lo que hace más dramática la situación, porque el cliente normalmente no sabe que le están cobrando más de 5 veces por un producto similar. Una situación inexplicable y que es muy difícil de imaginar que suceda en otra industria competitiva.

La respuesta del regulador ante esta problemática ha sido normar la información que debe ser incluida en los “folletos informativos” de cada fondo mutuo. Cada uno de estos folletos tiene centenares de números y conceptos de muy difícil digestión y en consecuencia, no es mucho lo que aporta de cara a clientes en búsqueda de poder comparar alternativas.

Así como desde el año 2009 la actual CMF lanzó la página web Cliente Bancario, que permite en pocos segundos comparar tasas hipotecarias en todos los bancos de la plaza, hoy existe la data y la capacidad tecnológica para que la misma CMF entregue al público una herramienta de similares características para el caso de los fondos mutuos.

Conforme más gente se interesa por ahorrar e invertir, es imperioso que el regulador redoble sus esfuerzos para otorgar más transparencia a este mercado. Sin transparencia, el “hablar en difícil” seguirá imperando y los ahorrantes seguirán tomando decisiones ciegas. Por ahora, deben tratar de buscar en los folletos la información más relevante a la hora de decidir, sin mucha claridad y menos con un lenguaje simple.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.