¿Cómo hablamos de aborto?



SEÑOR DIRECTOR

Ayer, para un reportaje de Revista Paula, fue entrevistado Cristián Leporati, quien afirmó que normalmente “los que son pro aborto usan un discurso mucho más racional en las comunicaciones”, mientras que quienes estamos en contra del aborto usaríamos “una fundamentación más sustentada en la fe y en la emoción”.

En la discusión parlamentaria sobre aborto, que comenzó en diciembre en la Comisión de Mujeres de la Cámara, se pudo ver una muestra de ambas posturas; mientras quienes estaban en contra del aborto hablaron del comienzo de la vida, de por qué todo ser humano es persona humana, de cómo se realiza médicamente un aborto, quienes estaban a favor evitaron en todo momento ir al fondo de la discusión, intentando incluso censurar palabras e invitados para lograr ese objetivo.

En el debate público se ha dado, con excepciones, una lógica similar. Se han instalado frases bastante más emocionales que racionales. Como ejemplo, se ha repetido la necesidad de un “aborto legal para no morir”, cuando en realidad en Chile la mortalidad materna asociada a aborto viene disminuyendo desde 1950; en 2007 el riesgo de morir por aborto, espontáneo o inducido, era de 0,046 por cada 100.000 mujeres.

Leporati ha señalado en alguna oportunidad que “la ignorancia va de la mano de la religión”, pero, al parecer, la ignorancia va de la mano de la falta de real debate.

Rosario Corvalán

Equipo Legislativo Comunidad y Justicia

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.