Contaminación en Quintero



SEÑOR DIRECTOR

A dos semanas de las graves emergencias ambientales con más de 350 intoxicados, en su mayoría niños, en Quintero; y con una nueva emergencia esta semana, no se sabe qué hará el gobierno para poner fin a los impactos que sufre esta comuna, saturada de contaminantes desde 1993 (25 años) y aún sin Plan de Descontaminación. El Estado está amparando una violación de la Carta de Derechos Humanos de Naciones Unidas y el derecho constitucional a "vivir en un medioambiente libre de contaminación".

Proteger a la población hoy, requiere: una resolución sanitaria-ambiental que detenga las industrias más contaminantes como las termoeléctricas a carbón de AESGener y la fundición de Codelco. Segundo, reducir a 50% la operación de ENAP, Oxiquim, Gasmar y Copec, hasta que tengan nuevos permisos ambientales y condiciones de operación sin riesgos para la salud. Tercero, modificar la norma de emisión para termoeléctricas, elevando el estándar de material particulado, dióxido de azufre y óxido de nitrógeno, al nivel recomendado por la Organización Mundial de la Salud. Lo mismo respecto de la Norma de Calidad del Aire.

Simultáneamente se debe establecer un programa de mitigación, con estudios epidemiológicos a la población; monitoreo y tratamientos por el sistema de salud pública y restauración ambiental de los daños por varamientos de carbón, depósitos de cenizas, contaminación de aguas, etc. Si el Estado cumpliera sus obligaciones legales y si existiera la Responsabilidad Social Empresarial, de la que tanto hablan, estas emergencias no estarían ocurriendo. ¿Se necesitan muertos o más intoxicados para cambiar las cosas?

Sara Larraín

Directora ejecutiva Chile Sustentable

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.