Coronavirus y amenaza a economía chilena

Coronavirus, Covid-19 (Reuters)

Taiwán confirma primera muerte por Covid-19 (Foto: Reuters)



La turbulencia internacional -como consecuencia del coronavirus- llega en un mal momento para la economía chilena. Luego de la efervescencia social desatada a partir del 18/O, la actividad interna ha venido enfriándose, al ritmo de la alta incertidumbre que provocan en consumidores y empresarios los reiterados hechos de violencia y la ausencia de líderes que encaucen el proceso.

Frente a esto las esperanzas de recuperación estaban puestas en el ámbito externo. El FMI había estimado recién en enero que la economía mundial crecería 3,3% en 2020, por sobre el desempeño de 2019, que fue de 2,9%. Un panorama externo más benévolo para la economía chilena compensaría la fuerte caída de la inversión -que el Banco Central estima en -4%- y el débil consumo privado.

Lamentablemente, la fuerte volatilidad económica que ha provocado el coronavirus puede echar por tierra la única variable que aparecía reactivadora para la economía local. Esto, porque las preocupaciones sobre el efecto que puede tener la epidemia fundamentalmente en la economía china -principal socio comercial de Chile- se han ido multiplicando y están obligando a las autoridades del gigante asiático a tomar medidas económicas para calmar los ánimos de los inversionistas. Diversas entidades han ido recortando las proyecciones de crecimiento para China por el efecto del virus; S&P, por ejemplo, estima 5% para 2020 (previamente pronosticaba 5,7%).

Bank of America ya emitió un duro informe sobre la economía chilena, a la que calificó como un "ángel caído", y redujo a 0,9% su expectativa de crecimiento para 2020 -desde 1,3%- por los problemas adicionales que está causando el coronavirus. Además, la entidad financiera anticipa sorpresas negativas en el lado fiscal, por los efectos de la crisis sobre el gasto público. Lo anterior podría traducirse en una rebaja en la clasificación crediticia chilena por parte de las agencias calificadoras de riesgo.

En un informe más reciente, el banco de inversión JP Morgan también pronosticó un crecimiento de 0,9% para la economía chilena en 2020. Además de alertar sobre el efecto de la epidemia china, el informe agrega que faltando solo dos meses para el plebiscito, "todavía hay numerosas dudas sobre si la discusión política se canalizará adecuadamente o si se reanudarán las protestas violentas", sentenciando que "actualmente prevalece la incertidumbre".

Por esta razón, no sorprenden las sinceras declaraciones del vicepresidente del Consejo del Banco Central en una conferencia en Madrid, quien afirmó que a raíz de la convulsión social, "la violencia generalizada ha tenido un impacto significativo en la confianza del público y los empresarios". Agregó, además, que la economía chilena "se desacelerará drásticamente en 2020" y, a su juicio, "la variable crítica para el momento y la velocidad de la recuperación será la reducción de las incertidumbres".

Las autoridades locales tienen poco que hacer para cambiar el panorama económico externo. Pero son responsables de garantizar el restablecimiento del orden público y devolver la confianza a los agentes privados, evitando la pulsión populista de aplacar las demandas sociales con un gasto público descontrolado.

Comenta

Imperdibles