Covid-19, tras dos años de pandemia



SEÑOR DIRECTOR

Se han completado dos años de evolución de la pandemia de Covid-19, causada por el SARS CoV 2. La OMS informó que este virus era altamente contagioso y poco letal. También desde hace un año se está vacunando crecientemente a la humanidad (con una distribución muy desigual), y la medicina y todos han aprendido muchísimo acerca de cómo enfrentar el problema.

En el enfrentamiento de la pandemia se han asumido costos de todo tipo, desde restricción de libertades hasta priorización vital de “pacientes Covid” respecto de otros clínicamente equivalentes “No Covid”. Las consecuencias sociales, económicas, sanitarias y políticas de la pandemia y de su enfrentamiento han sigo enormes y graves.

Hoy, los contagiados detectados representan un 4% de la población mundial y los fallecidos representan un 1,75% de los contagiados detectados. Esos porcentajes no representan necesariamente la realidad, dado que se acepta que el número de contagiados totales es, al menos, tres veces mayor que el número de los detectados, por lo que el porcentaje de fallecidos respecto del número de contagiados totales es significativamente menor, probablemente menor a 0,6%.

Es de toda lógica que estos porcentajes de fallecidos de los dos años de pandemia, en la actualidad son menores. De hecho, en este mes se nos informa un aumento enorme en el número de contagiados, con disminución significativa de hospitalizaciones en UCI y del número de fallecidos.

Entendiendo que la humanidad está aprendiendo, que la estrategia seguida por la OMS incluyó compartir información (antes mucha de de ella no era difundida al público general), lo que debería significar que todos hemos aprendido, y que, en consecuencia, hoy tenemos una población informada, la que naturalmente exige cada día más conocer y entender las razones de las medidas que las autoridades políticas y sanitarias sugieren e imponen, ello, por sus altísimos costos asociados.

Pienso que, de no mejorar y actualizar la información, la adherencia al seguimiento de las medidas sugeridas e impuestas por las autoridades irá en descenso progresivo.

Alberto Estévez

Médico cirujano-cardiólogo

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.

El animal habría nadado más de 160 kilómetros alejándose de su hábitat en el mar Ártico. Por el momento, las autoridades estudian si deberían devolverla al mar o mantenerla en un tanque de agua hasta que se recupere.