Cuestionamientos a vacuna



SEÑOR DIRECTOR

El pasado 10 de mayo publiqué una columna en este medio que sugería retrasar el inicio de la inoculación con la vacuna de Oxford/AstraZeneca, en base al escaso conocimiento de los casos de trombosis asociados a ésta. Gracias a los datos de la vacunación en el Reino Unido, ahora sabemos algo más acerca de la llamada trombocitopenia trombótica inmune inducida por vacuna (VITT).

Posee una incidencia de 9,4 casos por millón de inoculados con una tasa de mortalidad del 18%. Puede afectar casi por igual a mujeres y hombres (55% de los casos fueron en mujeres), sin importar la edad. Se han reportado casos entre los 18 y 93 años, con un 41% de ellos en menores de 50 años.

Como se desprende de los datos, las medidas adoptadas por el Minsal en base a las recomendaciones del ISP fueron erradas, al vacunar a hombres desde los 18 años.

Cabe preguntarse si el Minsal informó a los inoculados acerca de síntomas tempranos de este efecto secundario, o si capacitó al personal de los centros de salud en el mejor tratamiento para patología. Este incluye, por ejemplo, evitar el uso de heparina, frecuentemente administrada para tratar la trombosis venosa, pero que en este caso se presume que exacerbaría el cuadro clínico.

Nuestro presunto primer caso local de VITT, nos llama a reflexionar acerca como la evidencia científica debe guiar nuestras políticas públicas, en especial en el área de Salud.

Daniel A. Bórquez

Centro de Investigación Biomédica UDP

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.