Decisiones trascendentales



SEÑOR DIRECTOR

La elección presidencial de finales de este año es lejos la elección más importante de las últimas décadas. Ya no se trata de elegir entre un Ricardo Lagos y alguien de centro derecha. Ni siquiera entre Michelle Bachelet y alguien de centro derecha.

Esta vez las alternativas son Jadue o Jiles y alguien de centro derecha, es decir, nuestros adversarios son esta vez el Partido Comunista y el populismo desatado de izquierda. Imposible negar que estamos ante una disyuntiva demasiado importante para el Chile del futuro.

¿Qué hacer? Me parece que lo más importante es que los partidos de centro derecha -incluido el Partido Republicano- tengan esta disyuntiva muy clara y actúen siempre con el objetivo final de que la segunda vuelta presidencial sea entre Jadue o Jiles y la alternativa más competitiva de la centro derecha. Por ejemplo, lo que no puede ocurrir es que en la primaria presidencial de Chile Vamos, donde compiten todos los candidatos de centro derecha, pierda nuestro candidato más competitivo para la segunda vuelta presidencial. Eso sería de una torpeza mayúscula e imperdonable.

En consecuencia, creo no exagerar al decir que millones de chilenos le pedimos a nuestros partidos -la UDI, RN, Evópoli y también al Partido Republicano- que en la elección de nuestro candidato presidencial actúen con inteligencia y generosidad, pensando más en el bienestar futuro del país que en sus resultados individuales. Para eso, es clave que llegue a la segunda vuelta presidencial el candidato más competitivo contra Jadue o Jiles.

Julio Dittborn C.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.