SEÑOR DIRECTOR

El país vive un confuso momento, un verdadero déjà vu. Camila Vallejo en 2011 lideró al movimiento estudiantil por la gratuidad en la educación hasta presionar lo suficiente para sentar a la mesa al Presidente de turno, Sebastián Piñera. Algo similar ocurre ahora, pero en materia laboral. El proyecto de 40 horas de la ahora diputada Vallejo (PC), cuenta con un apoyo del 71% de la población según Cadem. Peor es el escenario si sumamos que un 60% rechaza que el Presidente Piñera ejerza un veto sobre el proyecto.

La Moneda se encuentra entre la espada y la pared. Si la iniciativa sigue avanzando se arriesga la productividad, un alza en el costo laboral y la economía del país. Por otro lado, si la veta podría verse este gesto como un portazo a un anhelo popular. El gobierno, nuevamente, está contra las cuerdas.

José Luis Trevia

Fundación para el Progreso

Comenta

Imperdibles