El modelo islandés que puede ayudar durante el desconfinamiento

marihuana



Por Humberto Soriano, pediatra Universidad Católica / Presidente de la Asociación Médica para la Prevención

Después de largos meses de cuarentena y con los problemas psicológicos que conlleva un encierro tan prolongado, más de un millón de santiaguinos volvió a transitar libremente por las calles, hecho que como asociación médica valoramos y compartimos un retorno gradual a la “nueva normalidad”. Sin embargo, no podemos dejar de expresar nuestra preocupación por el alza de movilidad que provocará dicha medida y que podría significar un descontrol en el consumo de alcohol y drogas en lugares públicos, considerando que en la última encuesta (julio 2020) del Servicio Nacional para la Prevención y Rehabilitación del Consumo de Drogas y Alcohol (Senda), un 21% de los chilenos aseguró haber ingerido más alcohol, mientras que un 33,3% reconoció haber aumentado el consumo de marihuana.

Con este panorama, resulta apropiado comentar la experiencia del exitoso modelo islandés de prevención de alcohol y drogas que se está implementando (liderado por Senda) en 150 comuna a lo largo de todo el país y que podría ayudar a evitar un aumento en el consumo durante el desconfinamiento.

En Islandia, gracias al compromiso de las familias, los colegios y gobiernos locales, se logró disminuir drásticamente los índices. En 20 años la embriaguez en adolescentes se redujo de un 42% a un 5%, y el uso de cannabis disminuyó de un 17% a un 3%. Eso es lo que necesitamos en Chile. Claramente, durante el desconfinamiento muchos elementos del modelo islandés se pueden aplicar para prevenir un estallido de consumo una vez que los adolescentes salgan y se junten nuevamente. Esto ha ocurrido en otros países, por eso es fundamental que los padres conversen con sus hijos, que les ofrezcan actividades deportivas monitorizadas, que sepan dónde y con quién están cuando salen de la casa, ya que estos son factores protectores que bajan a menos de la mitad la posibilidad del consumo de alcohol y drogas.

Para nosotros, como asociación médica, este modelo ha sido un tremendo logro en las seis comunas pilotos que lo están implementando, con excelente acogida de los alcaldes, los dirigentes comunales y sobre todo de los padres y profesores. Estamos a la espera de la publicación que realizará Senda de los datos de las 50 comunas adicionales que fueron evaluadas el 2019 para luego elaborar un plan para que las comunidades promuevan actividades que prevengan el consumo de alcohol y drogas en niñas, niños y adolescentes.

Es primordial que durante el “Paso a Paso” se eviten los factores de riesgos, como la venta de alcohol a menores, y se promuevan factores protectores, como conversar con los adolescentes. Eso es clave para promover que nuestros jóvenes, niñas y niños salgan del desconfinamiento sin provocar un aumento del consumo, pues hoy más que nunca se necesita que todos los actores se comprometan con las futuras generaciones y juntos trabajemos a favor de una niñez y adolescencia libre del uso de sustancias.

Comenta

Imperdibles