El rol de los padres



SEÑOR DIRECTOR

Hace pocos días el Tribunal Constitucional (TC) acogió dos requerimientos de inconstitucionalidad presentados por un grupo de parlamentarios en contra de tres artículos emblemáticos del Proyecto de Ley de Garantías de la Niñez.

La iniciativa lleva ya seis años tramitándose en el Congreso y su principal discusión ha girado en torno al reconocimiento de la autonomía progresiva de los niños, muchas veces en contraposición al derecho de los padres de educar a sus hijos.

En este contexto, celebro la decisión del Tribunal Constitucional de declarar inconstitucionales los artículos requeridos, los que implicaban un menoscabo a los derechos de los padres. La autonomía progresiva es un principio que constata una realidad; a medida que los niños crecen se vuelven cada vez más autónomos. Sin embargo, no podemos entender a los niños de manera aislada, fuera de su entorno familiar: antes de reprimir la autonomía de los niños, la autoridad de los padres es lo que la hace posible.

La familia, y en particular, los padres, son los primeros llamados a brindar protección a sus hijos y el hecho de que los niños sean sujetos de derecho no implica un debilitamiento del rol primordial que sus padres tienen en su educación. Ha quedado en evidencia en diversas ocasiones la importancia sin igual que tiene la familia en el desarrollo de un niño. Tras la crisis del Sename, hemos sido testigos de que ni el Estado, ni cualquier otra institución, puede reemplazar el rol educador y protector de los padres para con sus hijos.

Así, parece inexplicable la pretensión de ciertos parlamentarios de debilitar el ambiente familiar en vez de potenciar la fortaleza de sus lazos. Esperamos que la decisión del TC ilumine la discusión sobre este y otros proyectos que tendrán un gran impacto en la vida de las familias chilenas.

Simona Canepa Aravena

Académica Facultad de Derecho

Universidad Finis Terrae

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.