“El triunfo de las ciudades medianas”

Valdivia, capital de la Región de Los Ríos.



SEÑOR DIRECTOR

Pablo Allard escribía ayer sobre la “tendencia descentralizadora que se ha visto reforzada por la pandemia”, agregando que está por verse la capacidad de las ciudades pequeñas o zonas rurales de recibir y retener a los valientes.

¿Valientes? Sí, porque para salir de Santiago es necesario saber que los servicios públicos pueden estar a más de una hora de viaje, que en ciudades pequeñas se complica por un sistema de transporte abandonado a su suerte; que los bancos quedan sin efectivo y que los escasos cajeros simplemente se apagan; que la conexión a Internet es insuficiente o inexistente, y que la señal telefónica desaparece y deja a las personas desvalidas ante una eventual emergencia; y que con cada lluvia se cortará la luz, y por ende el agua. Y así podría seguir.

La descentralización, y la retención de la que habla Allard (bandera que ahora levantan los constituyentes), solo será posible si, al menos, se garantizan estos servicios básicos.

Grace Agosin

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.