Enade y la incertidumbre empresarial

EnadeWEB+



Esta semana se llevó a cabo el Encuentro Anual de la Empresa (Enade), que año tras año reúne a los principales empresarios y ejecutivos del país. El evento tuvo que moverse de su fecha inicial -tradicionalmente se realiza a principios de noviembre- producto de la efervescencia social. La instancia fue propicia para conocer el estado de ánimo e inquietudes en el sector empresarial, donde fue evidente que el actual clima de incertidumbre aparece como la principal preocupación.

Los últimos meses han tenido efectos profundos en las perspectivas del mundo empresarial y pese a que la mayoría no le teme al proceso electoral que puede dar paso a cambios constitucionales, sí existe un alto nivel de preocupación asociado a los plazos del proceso constituyente y la pérdida del orden público. En este sentido, el presidente de Icare -organizador de la jornada- llamó la atención sobre la extensión del proceso constituyente y las incertezas que se mantendrán durante los más de dos años que restan para el cierre de temáticas claves para el mundo privado. Por ello hizo hincapié sobre la necesidad de un acuerdo amplio y transversal para resolver durante el presente año el debate constitucional, lo que a su juicio sería un avance muy positivo para el país.

Durante el encuentro también se manifestó la preocupación por los reiterados episodios de violencia que han impactado bienes públicos y privados y que mantienen zonas completas de algunas ciudades importantes -como Santiago, Valparaíso y Concepción- bajo completa destrucción y con permanentes enfrentamientos entre manifestantes y las fuerzas policiales. En estas zonas de sacrificio, los conflictos han ahogado la iniciativa privada y miles de comerciantes han tenido que cerrar sus puertas ante la imposibilidad de retomar niveles mínimos de orden público. Frente a este escenario, es razonable la preocupación de algunos en cuanto a si existen las condiciones mínimas de seguridad para discutir materias que conllevan altos niveles de polarización política y, por lo tanto, si se respetarán los acuerdos que surjan. Estos aspectos deben ser prontamente despejados, porque de no ser bien manejados es previsible que tengan impactos económicos que terminarán retroalimentando los procesos electorales que se avecinan.

En materia de crecimiento y expectativas económicas, el ministro de Hacienda intentó brindar confianza al empresariado, planteando que lo que se necesita es un "reformismo realista", que sea gradual y responsable. En ese sentido, aseguró que " este gobierno y el Ministerio de Hacienda no están disponibles para saltos al vacío, no están disponibles para el maximalismo. Vamos a ser inflexibles respecto de aquello". El propio Presidente de la República, durante su intervención, también hizo presente que sin crecimiento no habrá una agenda social sustentable, lo que hace evidente que un tema central durante 2020 será cómo poner en marcha la economía.

Comenta

Imperdibles