Estrategia policial y zonas de sacrificio



SEÑOR DIRECTOR

Un reciente editorial de La Tercera cuestiona la estrategia de la fuerza pública en el primer aniversario del 18 de octubre, que consistió en evitar, en la llamada zona cero, el enfrentamiento con los manifestantes.

Al respecto, nadie duda que la libertad de reunión es un derecho consagrado en la Constitución, lo que supone que cualquier ciudadano pueda expresarse en la calle. Distinto es que en una celebración se emplee la violencia y se destruyan bienes públicos y privados; esto obliga a la autoridad a emplear todos los medios lícitos a su alcance para evitar desmanes y vandalismo. No es admisible que se dejen zonas de la ciudad abandonadas al saqueo y al pillaje y no se haga presente la fuerza pública.

Nuestra universidad vivió en carne propia, en diciembre del 2019, la violencia irracional de grupos desquiciados que irrumpieron en la sede de Bellavista, provocando un incendio que afectó a tres pisos del edificio. No puede haber en la ciudad zonas de “sacrificio” que se cedan a grupos violentistas, alterando una sana convivencia con amenazas a la integridad de las personas que allí viven, trabajan o estudian. Esto es inaceptable, por lo cual es fundamental que la autoridad haga una evaluación de su cometido reciente, sin perder de vista cuál es el sentido último de la función pública en materia de seguridad ciudadana.

Carlos Williamson

Rector Universidad San Sebastián

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.