Evaluación internacional de nueva Constitución



SEÑOR DIRECTOR:

Durante la semana, tanto Morgan Stanley como J.P Morgan realizaron su evaluación de lo aprobado en el borrador constitucional. El primero tiene una visión más optimista, celebrando que las propuestas radicales en extremo no hayan sido aprobadas, lo que sería positivo para activos ya castigados por el mercado. Por otro lado, J.P Morgan presenta una evaluación más crítica, aunque no completa, de algunos artículos relevantes.

Sin embargo, ninguno menciona que el principal riesgo para el desarrollo del país que se desprende del borrador constitucional es la amenaza a la estabilidad institucional. Bajo el entramado normativo que se propone, un Presidente con el 50% +1 en el Congreso puede cambiar buena parte de la institucionalidad, incluido la de organismos e instituciones autónomas. La falta de estabilidad institucional dificulta no solo la inversión y el crecimiento, sino que también la posibilidad de dar respuesta a los derechos sociales actuales y los nuevos que se proponen.

A nivel más específico, existen normas que amenazan la estabilidad económica, como que el Congreso pueda presionar al gobierno a apoyar medidas populistas dada la eliminación de la iniciativa exclusiva; que se debilite el derecho de propiedad; que se permita que las regiones emitan deuda; o que se le entregue poder sobre recursos naturales a grupos que se arroguen la representación indígena.

En las siguientes semanas más preocupaciones se desprenderán de un análisis más completo y detallado de las normas, las que en un primer vistazo dejan mucho que desear.

Arturo Claro V.

Soledad Hormazábal D.

Economistas

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.