Filosofía y vacunación masiva




SEÑOR DIRECTOR

Autoridades, expertos y colegios profesionales han salido con reciedumbre a validar el proceso de vacunación masiva. A pesar de sus esfuerzos discursivos, según Cadem, casi la mitad de la población desconfía de la vacuna Sinovac/Coronavac.

Curiosamente, este problema ya lo había advertido, hace un siglo, el filósofo alemán Martin Heidegger: el “discurso reflexivo” no es más que una quimera para generar cambios dentro de la vida misma. En contraste, el “método no-reflexivo” ofrecía una alternativa sustancial en la transformación de la humanidad. Precisamente, el quiebre de la conducta “antivacuna” ha ocurrido, pero no por las razones de los científicos, sino por el simple hecho de que la generación que vio erradicar la viruela fuera la primera en vacunarse con Sinovac. Así, el impacto generado por nuestros adultos mayores es más profundo, original y permanente que el más coherente de los discursos que entrega la razón.

Pedro San Martín Ahumada

Psicólogo

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.